La cumbre de Durban busca un acuerdo que se aplicaría desde 2020

  • La conferencia de la ONU sobre el cambio climático discute una hoja de ruta que sería vinculante y empezaría a negociarse en 2015 · Las grandes potencias esconden su decisión sobre el proyecto

La conferencia sobre el clima de la ONU en Durban se enfrascó en frenéticas y tensas negociaciones para intentar acordar un régimen legal que comprometa a todos los países en la lucha contra el cambio climático, una idea aceptada por Europa, Sudáfrica y Brasil, pero todavía no por Estados Unidos, China e India. A la hora del cierre de esta edición continuaban las negociaciones.

Lo que anoche estaba sobre la mesa es un plan europeo de involucrar a todos los países en una hoja de ruta, el cronograma que llevará a un instrumento legal que incluya a todos los países en la lucha contra el calentamiento del planeta.

Un borrador de documento distribuido por la presidencia sudafricana en la tarde del viernes levantó críticas de delegaciones, mostrando que el consenso estaba lejos y que las negociaciones de los 194 países se extenderían al menos hasta la madrugada y muchos no descartaban que llegaran al sábado.

El borrador ofrecía lanzar un proceso para desarrollar un "marco legal aplicable a todos los países" después de 2020.

"No aceptamos este documento", dijo a los periodistas el jefe de la delegación boliviana, René Orellana, en nombre de los países del ALBA (Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela). "Van a cocinar el planeta", se lamentó, criticando que el proceso comenzaría tarde y no vincularía legalmente a los países.

"Es una base útil, pero insuficiente para Francia y para Europa", reaccionó la ministra de Medio Ambiente francesa, Nathalie Kosciusko-Morizet.

Europa se ha ofrecido a renovar el Protocolo de Kioto, hasta ahora el único acuerdo internacional legalmente vinculante que obliga a las naciones industrializadas -sin contar Estados Unidos que no lo ratificó- a recortar emisiones y cuya vigencia termina el año que viene.

Pero a cambio Europa quiere que los principales emisores de gases de efecto invernadero del planeta entren en un marco legal, que comenzaría a negociarse en 2015 y que podría ser aplicado después de 2020.

La comisaria europea del Clima, Connie Hedegaard, afirmó que el plan europeo recibió el apoyo de Brasil, Sudáfrica y unos 80 países entre los más vulnerables al cambio climático.

Faltaban los grandes emisores China, Estados Unidos e India, y naciones en desarrollo que no se habían manifestado.

"Para algunos países en desarrollo es difícil adherirse a ese compromiso porque puede comprometer su desarrollo", explicó el portavoz de los países africanos, Tosi Mpanu Mpanu. "El éxito o fracaso de Durban depende de algunos países. No quedan muchas horas, el mundo está esperando", advirtió Hedegaard.

Un instrumento legal vinculante para todas las naciones "dará un marco de seguridad de que los países van a cumplir con sus compromisos de reducción de emisiones", dijo la jefa de la convención del clima de las Naciones Unidas, Cristina Figueres.

"Ésta es la cuestión que no se pudo resolver en Copenhague", la fracasada cumbre del clima de 2009, evaluó a la AFP la directora de Clima de la organización de expertos estadounidense World Resources Institute, Jennifer Morgan.

El objetivo de la conferencia de 12 días y que reúne a 194 países es lograr un compromiso de reducción de emisiones para limitar el calentamiento global de la tierra a un máximo de 2ºC, y ayudar a los países en desarrollo en esa lucha que implica cambios en economías a menudo muy frágiles, y enfrentarse a los graves impactos que apuntan a un aumento de los acontecimientos climáticos extremos.

La crisis en los países ricos no ayuda a las negociaciones, lamentaron muchos delegados. "Cuando hay que salvar a los bancos, se movilizan miles de millones, y aquí parece que no habrá dinero para enfrentarse al cambio climático", dijo la ministra de Patrimonio de Ecuador, María Fernanda Espinosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios