La cumbre sobre el sida asegura que el fin de la epidemia es posible

  • La clausura de la XIX Conferencia Internacional en Washington lanza un esperanzador mensaje que dependerá del compromiso político, financiero y científico

La XIX Conferencia Internacional sobre el Sida concluyó el viernes en Washington con el mensaje de que el fin de la epidemia es posible con compromiso político, financiero y científico, además de con un renovado optimismo sobre el desarrollo de una cura para la enfermedad.

El doctor ugandés Elly Katabira, presidente de la conferencia y de la Sociedad Internacional del Sida (IAS), instó a mantener el "empuje" en la lucha contra la enfermedad, para la que todavía no hay una vacuna o cura, pero sí herramientas y recursos "con el potencial de salvar millones de vidas".

La conferencia reunió durante seis días en la capital estadounidense, que tiene una tasa de infectados con el VIH superior a la de países africanos como Ghana y Liberia, a unas 24.000 personas de 183 naciones.

En el acto de clausura el ex presidente de EEUU Bill Clinton sostuvo que es posible, aunque no fácil, lograr el acceso universal al tratamiento contra el VIH y eliminar la transmisión del virus de madre a hijo en 2015.

Clinton destacó que actualmente se benefician del tratamiento contra el VIH unos ocho millones de personas en todo el mundo y que en África, donde estuvo recientemente, vio "un progreso increíble" y sobre todo "voluntad" para eliminar la transmisión del virus de madre a hijo.

Además, el ex presidente (1993-2001) elogió el hecho de que ahora los países más afectados por el sida aportan más de la mitad de la financiación para luchar contra la enfermedad y enfatizó que, incluso en estos "tiempos difíciles", es fundamental que tanto los gobiernos como los donantes privados sigan invirtiendo.

En 2011 había 34,2 millones de personas que vivían con el VIH en el mundo, la cifra más alta registrada hasta el momento debido a la prolongación de la media de vida conseguida gracias a las terapias antirretrovirales, según la agencia de la ONU contra el Sida (Onusida).

Para los expertos que participaron en la conferencia el hallazgo de una cura para el sida es un reto posible, pero todavía distante tras años de grandes logros.

La investigación se enfrenta ahora a dos grandes retos: la vacuna preventiva y nuevas estrategias para curar la infección para que los tratamientos con antirretrovirales sean limitados y puedan retirarse sin que el virus emerja.

Según explicó el médico y profesor de la Universidad de California, en San Francisco, Steven Deeks, el problema es que el virus está escondido en las células infectadas y los medicamentos actuales no pueden atacarlo, así que hay que "identificar fármacos que obliguen al virus a salir de su letargo para poder aniquilarlo".

En cuanto a la esperada vacuna, después de veinte años de intentos fallidos se han hecho "avances reales" en los últimos dos años y "no hay duda de que nos estamos acercando, aunque no estoy seguro de lo lejos que estamos de lograrlo", aseguró Deeks.

De momento hay un único caso en el mundo de cura, el del estadounidense Timothy Ray Brown, que se sometió a un complicado tratamiento que incluyó un trasplante de médula para tratar una leucemia mieloidea aguda que padecía con células seleccionadas.

En paralelo a la conferencia, miles de personas marcharon el martes por el centro de Washington para pedir un mayor compromiso de los estados en la lucha contra el sida y respeto a los derechos de los colectivos más vulnerables.

Entre esos colectivos más golpeados por la enfermedad están los hispanos en EEUU, con altas tasas de infección y víctimas del estigma social que les impide buscar cuidado médico y participar en estudios clínicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios