políticas sociales

Una escuela infantil poblada de experiencia

  • La Fundación Amancio Ortega financia una guardería en Orense que también es un centro de día de mayores

El patio central del centro intergeneracional de A Farixa (Orense) financiado por la Fundación Amancio Ortega. El patio central del centro intergeneracional de A Farixa (Orense) financiado por la Fundación Amancio Ortega.

El patio central del centro intergeneracional de A Farixa (Orense) financiado por la Fundación Amancio Ortega. / óscar corral

El centro intergeneracional de A Farixa, todavía no ha comenzado a funcionar, pero en sus instalaciones ya hay sillas para bebés, juguetes y, en el patio, hay incluso un tren de madera de un tamaño considerable. También hay máquinas para hacer ejercicio y una sala de rehabilitación, porque los usuarios de este edificio financiado por la Fundación Amancio Ortega pueden ser muy jóvenes o muy mayores.

Se trata de una experiencia pionera en España, una infraestructura con un coste de 5,6 millones de euros y que alberga un centro de día y una escuela infantil. Se trata de "un nuevo modelo de integración social", aseguró el director de la fundación, Óscar Ortega, que visitó las instalaciones a principios de la semana pasada acompañado por la vicepresidenta de la entidad, Flora Pérez Marcote, el alcalde de Orense, Jesús Vázquez, y el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

La Administración gallega es precisamente quien gestiona el centro, cuyo desarrollo corresponde a un acuerdo firmado por la Xunta y la Fundación Amancio Ortega en 2012. La intención era dar respuesta a la escasez de plazas públicas en las escuelas para niños de hasta tres años. El Consorcio Gallego de Servicios de Igualdad y Bienestar seleccionó a nueve municipios donde había un déficit de centros del primer ciclo de Infantil: La Coruña, Arteixo, Cambre, Ferrol, Lugo, Melide, Orense, Santiago de Compostela y Vigo.

El de la capital orensana es el primero de los edificios financiados por la Fundación Amancio Ortega que apuesta por el modelo intergeneracional, aunque en Arteixo también se contempla el modelo combinado. Según explican desde la entidad impulsada por el fundador y dueño de Inditex, la propuesta contempla un "concepto amplio de bienestar" al aumentar las "oportunidades de envejecimiento activo y de calidad" para las personas mayores, al tiempo que facilita la "conciliación familiar". Por su parte, Núñez Feijóo ensalzó los beneficios de la convivencia entre personas de edad y niños. "Los mayores podrán ver a los pequeños de cerca y coger sus energías y los niños beneficiarse de sus consejos y su forma sosegada de ver la vida", añadió el político gallego.

El Centro Intergeneracional de Orense ofrecerá 82 plazas para niños y otras 80 para mayores. Se trata de un edificio dividido en dos alas y que cuenta con un patio interior. En uno de los lados están las instalaciones del centro de educación infantil para menores, con distintas dependencias para el aseo, juego y descanso de los más pequeños. Enfrente se encuentran las dependencias de un centro de día, con varias salas de reunión, para ver la televisión y dependencias para realizar gimnasia de mayores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios