Un incendio siembra el pánico en Bermeo y deja sin hogar a 70 personas

  • Tres bomberos, un ertzaina y un policía local, heridos,y diez edificios destruidos por un fuego iniciado en un inmueble vacío.

El incendio desatado en la madrugada del jueves en Bermeo (Vizcaya) destruyó diez edificios en el casco viejo y dejó sin casa a 70 personas integrantes de 35 familias, además originó daños importantes a otros dos inmuebles. El fuego, el más importante que ha habido en un núcleo urbano de Vizcaya en los últimos años, comenzó en un inmueble abandonado y no provocó heridos entre la población, aunque durante las tareas de extinción sufrieron lesiones leves tres bomberos por quemaduras, un Policía local y un ertzaina.

Según explicó el jefe del servicio de bomberos de Vizcaya, Javier Setién, las llamas se propagaron rápidamente a otros edificios y se avivó por el fuerte viento que sopló durante la madrugada, lo que se unió al hecho de que las casas del casco viejo bermeano están construidas sobre estructuras de madera.

Las personas evacuadas de sus hogares fueron realojadas en alguna de las 75 viviendas que la Diputación de Vizcaya  tiene en el municipio. La cifra total de personas que se han quedado sin hogar tras el suceso podría ampliarse cuando se verifiquen los daños de los edificios afectados.

El Ayuntamiento de la localidad, en poder de Bildu, habilitó una ventanilla única para ayudar a las reclamaciones de los vecinos. En las labores de extinción participaron más de 40 bomberos y 15 vehículos de los servicios de Vizcaya. También acudió   una unidad especial de intervención del Ayuntamiento de Bilbao.

Pocas horas después de iniciarse el incendio, la alcaldesa de Bermeo, Idurre Bideguren, confesó que cuando se desató el fuego, hubo un momento en el que se pensó que "iba a arder todo el casco viejo" del pueblo ante la magnitud de las llamas. En declaraciones a los medios, la alcaldesa relató: "En un momento de nervios le he preguntado a un bombero que tenía al lado ¿vamos a ser capaces de pararlo? Me ha mirado con un no sé qué decirte. Ha sido un momento muy duro".

Uno de los vecinos desalojados aseguró que cuando fue alertado de las llamas y se asomó al balcón vio "cómo venían bolas de fuego" que le hicieron ver la gravedad del suceso.

"Nunca he visto una cosa así. Nos venían bolas de fuego y chispas", describió Enrique Vara dibujando con sus manos una pelota pequeña. Vara fue evacuado pasadas las 04:00 junto con su mujer, su hijo y dos nietas de 6 y 9 años después de ser avisado a través del telefonillo por el administrador de la finca.

"Ha sido un fuego descomunal. Es todo muy penoso y triste", comentó una vecina al ver en qué situación quedó la zona devastada. Otra de las personas que tuvo que dejar su casa precipitadamente culpó al "puñetero viento" de que haya habido más destrozos.

El inmueble donde se declaró el incendio tiene en su planta baja el bar Athletic. En declaraciones, su dueña afirmó que el siniestro no se originó en su local: "Me he enterado porque me han llamado. Pero (el fuego) no viene del bar. Ha caído el bar, pero viene de la casa de atrás".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios