La inclusión educativa de los discapacitados sufre un parón

  • El 80% de estos alumnos estudian en centros ordinarios en España pero la tendencia al alza se ha frenado

En España existen casi 200.000 alumnos con discapacidad matriculados en enseñanzas no universitarias, de los que algo más de 35.000, un 17%, lo están en centros especiales, lo que muestra el "notable éxito" del proceso de inclusión iniciado en los 80 pero que hoy padece signos de estancamiento. Así lo expuso el profesor asociado de la Universidad de Salamanca Agustín Huete, autor del artículo Las personas con discapacidad en la escuela. Luces y sombras del proceso de inclusión educativa en España, integrado en el último número de Panorama Social de Funcas presentado ayer y dedicado a la inclusión de las personas con discapacidad en nuestro país.

Ese "notable éxito" de la inclusión educativa ha situado a España por encima de países como Suecia, Finlandia, Alemania o Dinamarca, con más del 80% del alumnado con discapacidad matriculado en centros ordinarios.

Los 101.617 niños con discapacidad que estaban segregados en centros especiales en 1986 fueron descendiendo de manera progresiva hasta llegar a su mínimo en el curso 2001-2002, con 27.000, pero desde el periodo 2002-03 han ido creciendo de manera sostenida hasta los 35.190. Sin embargo, atendiendo a los datos, ese incremento es paralelo al del número de estudiantes con necesidades especiales por razón de discapacidad, un "estancamiento" que este experto atribuye a factores sociales, administrativos y de recursos.

Por comunidades son muchas las que superan la media de inclusión, sobre todo Galicia, Navarra y la Comunidad Valenciana, que rebasan el 90%, mientras que Madrid, Canarias, Aragón, Extremadura y Cataluña no llegan al 80%. La tasa de segregación aumenta conforme avanza la edad de los niños, de forma que la inclusión más alta se da en Infantil y Primaria.

Dos terceras partes del alumnado escolarizado en centros especiales sufren una discapacidad intelectual o trastorno generalizado del desarrollo, mientras que la tasa de inclusión en centros ordinarios para la población con trastornos graves de la personalidad, discapacidad visual, auditiva y motora supera el 90%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios