La edad mínima para conducir ciclomotores subirá a los 15 años

  • El nuevo plan de seguridad vial para las motos prevé un nuevo carné para máquinas de hasta 400 centímetros cúbicos · El Gobierno se gastará 30 millones en eliminar guardarraíles

La DGT elevará el año próximo de 14 a 15 años la edad mínima para conducir ciclomotores y exigirá aprobar un examen teórico y práctico, al tiempo que creará un nuevo carné, intermedio entre los dos existentes, para llevar motocicletas de hasta 400 centímetros cúbicos. Así lo anunció ayer el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la presentación del plan especial de seguridad vial para motos que tiene como objetivo reducir los accidentes después de que en 2007 el número de motoristas fallecidos en las carreteras haya aumentado un 30 por ciento. Según el European Transport Safety Council en su informe del año 2007, el riesgo de morir en accidente de tráfico en moto es 17 veces mayor que en turismo.

El nuevo permiso intermedio, que se llamará A2 y que no estará listo hasta dentro de un año, permitirá a los mayores de 18 años la conducción de motos de hasta 400 centímetros cúbicos y servirá de puente para acceder al permiso sin limitaciones de potencia ni cilindrada, el A, tras una experiencia mínima de dos años.

La formación de los conductores de motocicletas es una de las prioridades del plan, que contempla además pruebas de circulación por carretera para la obtención de los permisos A1 y A que hasta la fecha se hacían en un circuito cerrado al tráfico. Además se incluirán conocimientos relacionados con las motos en el programa para la obtención del permiso B -el carné de coche- y cursos de formación voluntarios de 3 a 6 horas lectivas para los titulares de este carné que quieran conducir motocicletas de hasta 125 centímetros cúbicos.

Incrementar la seguridad de las carreteras es el segundo pilar del plan, que incluye la mejora de la adherencia del asfalto y la eliminación de los peligrosos guardarraíles. De hecho, el Estado ya ha licitado 1.500 kilómetros de carreteras de la red nacional para sustituir los quitamiedos peligrosos a lo largo de 2008 y 2009. En esta estrategia el Ministerio del Interior va a destinar otros 30 millones de euros en los próximos tres años para eliminar los guardarraíles de las carreteras locales que son, precisamente, donde se produce un mayor número de víctimas por estos elementos cortantes.

Igualmente se van a poner en marcha pruebas piloto para establecer en las ciudades una doble línea de retención en los semáforos -una para coches y otra para vehículos de dos ruedas- y carriles bus-moto, mientras se endurecen los controles para detectar motos trucadas por medio de equipos móviles de detección.

La alta siniestralidad de los quads también tiene un capítulo especial en el plan, que contempla varias campañas dirigidas a los conductores de las motos de cuatro ruedas.

Y es que a pesar de que las cifras globales de mortalidad en las carreteras han descendido en España un 9 por ciento a lo largo de este año -259 muertos menos-, en el caso de las motocicletas la siniestralidad ha aumentado un 31 por ciento -98 fallecidos más-, tanto en carretera como en zona urbana. En los primeros once meses de este año han muerto 408 motoristas en las carreteras españolas. La franja con más siniestralidad es la de las motocicletas de gran cilindrada, ya que el 88 por ciento de las motocicletas implicadas en accidentes tienen más de 800 centímetros cúbicos, mientras que en las motocicletas de hasta 125 sólo murieron cinco personas. La edad de los fallecidos también ha ido en aumento, debido en parte a que se han ido incorporando nuevos conductores gracias a que se permite conducir motos de hasta 125 cc a los poseedores del carné de coche. Así, en 2003 el 75 por ciento de los accidentados tenía menos de 36 años y ahora esa cifra se ha elevado hasta los 42 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios