Uno de cada seis niños de África no llega a cumplir los cinco años

  • A pesar de que la mortalidad ha bajado un 14%, Unicef destaca la gravedad de la situación en los países subsaharianos

14.000

Uno de cada seis niños subsaharianos no llega a cumplir los cinco años por causas que se pueden prevenir, según un informe de Unicef sobre la infancia en África, donde también se encuentra la esperanza, pues en el norte del continente se demuestra que la mortalidad infantil se puede reducir. Así lo afirmaron ayer las responsables de la organización Amalia Navarro y Nereida Castro durante la presentación oficial de El estado de la infancia en África 2008 en Casa África -Las Palmas de Gran Canaria- donde detallaron que países como Egipto han conseguido que las muertes infantiles disminuyan un 62% desde 1990. En Angola o Liberia mueren 260 niños de cada mil nacidos vivos y hasta 270 en Sierra Leona, un "abismo" con respecto a España, donde fallecen cuatro de cada mil, subrayó Navarro, pues en África cada año mueren cinco millones menores de cinco años, lo que supone 14.000 fallecimientos al día.

La clave para disminuir esta cifra es conseguir que los gobiernos de estos países tengan como prioridad la salud materno infantil y la educación, así como lograr la implicación de la comunidad internacional en el desarrollo de estos países, pues parte del origen de esta alta mortalidad también se encuentra en carencias estructurales como la falta de acceso al agua del 45% de la población, incluidos 54 millones niños.

Las soluciones están identificadas y algunas pasan por cuestiones como emprender vacunaciones contra el sarampión o utilizar mosquiteros contra la malaria, si bien otras medidas pueden ser más complejas. La mortalidad en esta región del planeta ha disminuido un 14% entre 1990 y 2006, pero para lograr el objetivo de reducir la mortalidad en dos tercios antes de 2015 hay que avanzar a un ritmo diez veces superior al actual. En el Día del Niño Africano, Unicef quiso destacar que África presenta las dos caras de la moneda, con nueve de los diez países con mayor mortalidad situados en el área subsahariana y en el norte países que han logrado erradicar el sarampión y la polio.

Los datos para la esperanza son que las muertes por sarampión han descendido más del 90% entre 2000 y 2006, y que desde 1990 cinco países del norte (Argelia, Egipto, Libia, Marruecos y Túnez) han logrado reducir la mortalidad infantil un 45%. Además el uso de mosquiteras impregnadas con insecticidas para menores se ha triplicado desde 2000 y la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida ha pasado del 22 al 30% de 1996 a 2006. Por todo ello, Navarro insistió en que el desafío es difícil, pero no imposible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios