Unas 600 personas combaten el incendio sin control en La Palma

  • El presidente del Gobierno visita la zona y anuncia ayudas para los afectados · Un cambio en la dirección del viento facilita las labores de extinción · Más de 1.500 hectáreas han sido calcinadas

El amplio dispositivo que actúa para intentar controlar el virulento fuego desatado el viernes por la noche en la isla de La Palma seguía concentrando, a última hora de ayer, sus esfuerzos en la zona para evitar que avance a otros municipios. En total, son más de 500 los efectivos que forman parte del dispositivo de control del incendio. Las primeras estimaciones técnicas hablan de 1.500 hectáreas afectadas.

El fuego que se declaró la noche del viernes, y que ha obligado al desalojo de unas 4.000 personas en la isla de La Palma continuaba, al cierre de esta edición, sin estar controlado. No obstante desde el Cabildo insular se mantenía "cierto optimismo" en que se logre evitar que afecte a nuevos núcleos de población. Las condiciones del viento mejoraron en el frente oriental del incendio que lleva activo en el sur de la isla desde hace más de 48 horas. En esta zona, la Unidad Militar de Emergencia (UME) y un grupo de voluntarios realizaron desde el amanecer líneas de defensa y tendidos de manguera, para poder atacar las llamas de manera definitiva. Según informó el Cabildo de La Palma, en los montes de la Villa de Mazo el incendio pasó de ser un fuego de copa -más peligroso- a encontrarse al nivel del suelo, por lo que se facilitó la actuación de los efectivos a pie que trabajaban en la zona. Asimismo, descendió "notablemente" su velocidad de propagación.

Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, visitó ayer una de las zonas afectadas para mostrar su apoyo a los afectados. Con posterioridad se trasladó al Centro de Coordinación Operativa Insular (Cecopin), ubicado en el municipio de Breña Alta. Zapatero, que comenzaba ayer sus vacaciones, aseguró que tenemos "un verano muy duro en la lucha contra el fuego". El presidente anunció la aprobación por parte del Consejo de Ministros del próximo 13 de agosto de una línea de ayudas para los damnificados y que serán complementarias con las que facilitará el Ejecutivo canario.

Aún no se tienen datos de los daños materiales producidos por el fuego y todavía no se han evaluado, ya que el fuego no estaba controlado. Sin embargo, se sabe que hay muchas casas calcinadas. El alcalde de Fuencaliente de la Palma, Gregorio Alonso, afirmó que pese a la tragedia que ha azotado al municipio hay que dar las gracias porque, "aunque ha habido daños materiales, no tenemos que lamentar ninguna pérdida humana y eso es lo importante".

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, anunció ayer que el Ejecutivo regional aprobará hoy durante un Consejo de Gobierno extraordinario las primeras medidas para paliar los efectos del incendio que sufre la isla de La Palma desde el pasado viernes y que supondrán "ayudas de emergencia para las personas con más dificultades, que son aquellas que hayan visto dañadas sus viviendas y enseres".

Rivero detalló en una rueda de prensa celebrada en el Cecopin, que el Ejecutivo "financiará el 100% del alquiler de una vivienda hasta que puedan ser recuperadas en su totalidad". Por ello solicitó tranquilidad a todos aquellos que tengan que realojarse en otras casas. Aquí puntualizó que "da igual que lo pidan 30 o 3.000". De igual forma, el presidente canario señaló que también se pondrá en marcha una ayuda de "hasta 8.500 euros por familia para ayudarles a financiar el costo de los enseres perdidos". "Estas dos medidas tienen carácter de emergencia social y suponen una ayuda a la recuperación de viviendas, producciones agrícolas y ganaderas o negocios".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios