Más de 4.000 personas desalojadas por un incendio en la isla de la Palma

  • Centenares de efectivos luchan contra los dos frentes de fuego sin control que asuelan la isla canaria.

Alrededor de 4.000 vecinos de diversos núcleos urbanos de la Villa de Mazo y Fuencaliente, al sur de la isla de La Palma, tuvieron que ser evacuados como consecuencia de un incendio forestal detectado en la zona. Centenares de personas y equipos técnicos se centran en "contener" los dos frentes sin control que han causado importantes daños materiales. Ante esta situación, el presidente del Parlamento canario aseguró que se trata de "un fuego de dimensiones enormes".

Todo comenzó a las 23:10 del viernes, cuando el Centro Coordinador de Emergencias del Cabildo de La Palma recibió una llamada de alerta sobre un conato de incendio localizado en la zona de Tigalate, a la altura del Puente Roro. Inmediatamente se movilizaron los efectivos del Cabildo de La Palma, que realizaron un primer intento de detener el avance de las llamas. 

Debido al fuego, durante la madrugada de ayer y la mañana de hoy, cerca de 4.000 personas tuvieron que ser evacuadas de sus hogares. Así, los vecinos de la periferia y el casco de Mazo fueron conducido al polideportivo de la localidad, en el que se reunieron entre 35 y 40 personas. Allí, todos ellos fueron aprovisionados de agua y comida y atendidos por el personal del Servicio de Urgencia Canario desplazado hasta el lugar.

En cuanto al municipio de Fuencaliente, entre 200 y 300 personas están evacuadas en el Hotel Teneguía Princess, a las que hay que añadir los 1.500 turistas que se encontraban alojadas en sus instalaciones. Mientras, en el Faro de Fuencaliente fueron trasladadas 2.000 personas y en la playa de la Zamora entre 40 y 50 personas. Allí, el personal de la Cruz Roja se encargó de la asistencia sanitaria. 

Ya en la mañana de este sábado, sobre las 07:00, el consejero de Presidencia, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, José Miguel Ruano, declaró la situación de emergencia en nivel de gravedad 2. Desde ese momento, el Ejecutivo autonómico asumió la dirección de las tareas de extinción, coordinando en todo momento el dispositivo desde el Cecoes 112.

En las labores de extinción del fuego, que ha provocado importantes daños materiales y ha obligado a cortar algunas carreteras, trabajaron varios centenares de personas y siete helicópteros, además de numerosos dispositivos terrestres y aéreos. Pero no es tarea fácil. Las altas temperaturas, que rondan los 38 grados y los vientos superiores a 70 kilómetros por hora dificultaron las tareas de control del incendio.

Para colaborar con estas tareas, el Cabildo de Fuerteventura y todos los ayuntamientos de la isla colaboraron en la elaboración de un dispositivo de emergencias. "Lo que nos solicitan es sobre todo personal y equipos para ir refrescando y sustituyendo a los que ahora mismo están en plena lucha contra el incendio", explicó el consejero de Seguridad y Emergencias del Cabildo de Fuerteventura, Guillermo Concepción.

Así, a primera hora de la tarde, Ruano volvió a informar de que el fuego "avanza" en dos frentes al tiempo que admitió que las perspectivas "no son optimistas". Ante esta situación, el consejero dijo que el objetivo era "intentar contener" el frente oeste -el más preocupante-, sobre todo teniendo en cuenta que las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología plantea una bajada "significativa" de las temperaturas y que "la fuerza del viento mengue". 

Sobre los dos frentes activos en la isla de La Palma, Ruano detalló que el de la zona oeste avanza en dirección norte y que su virulencia se debe a las altísimas temperaturas y del viento. En este caso, el objetivo es que se pueda acometer su contención en una zona próxima a la ermita de Santa Cecilia, donde la "colada lávica" permita a los medios terrestres que las llamas no alcancen suelo de las localidades cercanas. Asimismo, el consejero explicó que el fuego avanza "de copas", es decir, por la parte elevada de los árboles. 

En este punto, evitó hacer ninguna referencia a la cantidad de territorio afectado por el incendio y subrayó que el interés se centra en evitar "daños personales". Así, aseguró que la evacuación realizada en la isla había sido "ejemplar" y subrayó que no se habían producido víctimas mortales ni heridos, aunque si cuantiosos daños materiales. En este sentido, aclaró que la muerte de una persona por un paro cardiorrespiratorio durante la madrugada de ayer no puede vincularse al incendio aunque reconoció que los servicios de emergencia tuvieron "dificultades" para llegar.

Por su parte, el presidente del Parlamento canario, Antonio Castro Cordobez, admitió que el fuego "tiene unas dimensiones enormes y ha hecho mucho daño en la vegetación, y en viviendas habitadas y deshabitadas". Aunque no es la primera vez que la isla sufre un incendio de estas dimensiones  -en referencia al de 1975-, "sí es la primera vez que rodeoa a un núcleo urbano", añadió. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios