Los taxis negros de Londres, en peligro de extinción

  • La compañía que los fabrica, Manganese Bronze, se ha declarado en quiebra y las conversaciones con inversores para obtener financiación no han dado resultado.

Los taxis negros y redondos que recorren todos los rincones de Londres forman parte del paisaje de la ciudad como el Big Ben o los autobuses rojos de dos pisos. Pero ahora sus días parecen contados. El fabricante de los famosos black cabs, Manganese Bronze, se ha declarado en quiebra y, según la compañía, las conversaciones con diversos inversores para asegurarse una vía de financiación no han dado resultado.

Manganese construye los legendarios taxis negros en la ciudad industrial inglesa y antiguo centro de la industria del automóvil británica, Coventry. Hace mucho tiempo que no le va bien a la pequeña empresa, que emplea a unas 300 personas. El año pasado sólo vendió 1.500 vehículos, un nueve por ciento menos que el año anterior. La culpa de las malas cifras de ventas no sólo las tiene la desaceleración económica en Reino Unido, sino también la competencia. Muchos cabbies, como se llama a los taxistas en Londres, prefieren el Vito de Mercedes como taxi de grandes dimensiones. Hace poco, además, Manganese tuvo que llamar a talleres a cientos de coches debido a problemas con la dirección.

El que otra reliquia nacional londinense esté amenazada ahora de cierre sólo es una pieza más en el mosaico del derrumbe de los fabricantes británicos de automóviles. Después de graves crisis, las grandes marcas se encuentran en manos de empresas extranjeras. Bentley forma parte de Volkswagen, Jaguar y Land Rover del grupo Tata de la India. Rolls-Royce y Mini pertenecen a BMW.

Manganese depositaba sus esperanzas en el fabricante chino de automóviles Geely, que posee una participación en la compañía del 20 por ciento. En declaraciones a la BBC, un portavoz sindical exigió que la empresa haga todo lo posible para salvar su fábrica en Coventry y consideró que el taxi es un "icono" de Londres. Se estima que hoy por hoy recorren la capital británica más de 20.000 black cabs. Por ello, no desaparecerán tan pronto de la superficie de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios