Fe

Cada vez son menos las religiosas que se ven paseando por la calle, pero las que se ven, en un importante número, son procedentes de otras latitudes. La fe no entiende de fronteras y Sevilla, con sus numerosos conventos, es un buen lugar para profesarla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios