Ordenadores capaces de controlar la vida celular

  • La E.T.S. de Informática acoge el noveno encuentro de especialistas sobre la computación celular con membranas

La Escuela Técnica Superior de Informática celebra hasta mañana viernes la novena edición del Brainstorming Week on Membrane Computing, un encuentro de investigadores internacionales que debaten sobre la computación celular con membranas, que cuenta con la presencia especial del inventor de esta disciplina, el científico rumano Gheorghe Paun.

Desde hace más de una década, el catedrático Mario Pérez dirige en la Escuela Técnica Superior de Informática un grupo de investigación sobre computación natural, dentro del departamento de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial. "El objetivo principal de la computación celular con membrana es diseñar y simular máquinas teóricas, inspiradas en las células de los organismos vivos, capaces de atacar y resolver problemas relevantes de la vida real", explica el catedrático. Entre sus aplicaciones se encuentra el estudio de modelos ecológicos como el realizado por este equipo sobre el quebrantahuesos en Los Pirineos o el estudio sobre las cascadas de señales que se producen en las células tumorales. Otra de sus aplicaciones es crear organismos moleculares que expliquen cómo se comunican inteligentemente las bacterias para controlarlas y evitar que provoquen daños.

Uno de sus últimos estudios es la actuación del mejillón cebra, muy dañino para las especies autóctonas y que obstruyen tuberías. "Plantearnos su exterminio es inconcebible, pero lo que pretendemos con esta disciplina es controlarlos".

El profesor Mario Pérez, natural de Bollullos del Condado, estudió Matemáticas en Barcelona, y tras 17 años en la ciudad condal, regresó a Sevilla en 1983 y desde 1989 trabaja en la Escuela. "Mi despacho tiene poco que ver con un matemático", comenta de forma anecdótica, "abundan los libros de biología, bioquímica, medicina...". Mario Pérez apunta que su área de investigación es un paradigma multidisciplinar, de ahí que entre los miembros del equipo y colaboradores hayan ingenieros informáticos, bioquímicos, oncólogos y matemáticos.

Desde hace nueve años, los especialistas en esta materia se reúnen para compartir ideas, proyectos, debatir sobre ellos y trabajar en grupo, "es una semana de lluvia o tormenta de ideas, más que de conferencias magistrales". Los 60 investigadores asistentes al congreso proceden de Filipinas, República Checa, Hungría, Italia, el Reino Unido, la India, Irlanda, Nueva Zelanda, Polonia y Francia, además de otras universidades españolas. "Nuestro trabajo es muy reconocido fuera de España y eso es un orgullo que te anima a seguir".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios