Vivir

Rumbo a la historia del Castillo de Sancti Petri

  • Visitar el Templo de Hércules, conocer sus entresijos o disfrutar de la gastronomía gaditana atraen a numerosas personas

Navegar por aguas azules y tranquilas llenas de historia para descubrir los secretos y los rincones mitológicos del antiguo templo de Hércules es uno de los atractivos turísticos del verano gaditano. Las visitas las realizan personas de todas las edades y de cualquier procedencia, desde niños hasta personas mayores, y tanto personas de la provincia como de otros puntos de España y del extranjero, aunque, como apunta Luis Morales, responsable de Novojet, "el Castillo tiene sus limitaciones, por lo que gente con dificultades físicas es imposible que puedan acceder al lugar". A los niños más pequeños, además, se les coloca un chaleco salvavidas por si pudiera ocurrir cualquier altercado.

Este proyecto lleva funcionando tan sólo unas semanas, así que aún no se ha publicitado bastante y es por ello que "los hoteles están a medio enterarse", apunta Morales. Todavía se encuentran insertos en el montaje y en la publicidad para que todos los extranjeros que lleguen y vean la fortaleza a lo lejos se pregunten cómo se puede acceder .

En principio, esta iniciativa va a estar en funcionamiento durante todo el año, no sólo en verano, ya que tienen una autorización hasta junio de 2013. También se está estudiando la posibilidad de realizar excursiones durante la temporada invernal con los colegios. De producirse tal acuerdo "habría que enfocarlo de otra manera, de modo que sea más lúdico y educativo en lugar de turístico. Se trataría de una oferta muy interesante", señaló el responsable de Novojet.

Además, otra oferta que tienen son los viajes en kayak, cuyos desplazamientos se hacen en bajamar. Las salidas son diarias, duran aproximadamente dos horas y cuestan 15 euros por persona.

Al baluarte se puede acceder también desde el muelle de Gallineras, en horario de 12:00 a 17:00, previa reserva, o bien mediante embarcaciones propias.

En cuanto a las visitas al Castillo de Sancti Petri, éstas duran alrededor de hora y media, y al final de la cita se deja tiempo a los visitantes para que tomen las fotos pertinentes y puedan llevarse un recuerdo de este emblemático lugar. La entrada principal se encuentra junto a la torre, pero actualmente se entra por la parte trasera.

"En el Castillo se puede observar una exposición permanente que a su vez presenta diversas temáticas", afirmó Francisco Toledo, director de Loggia.

"Con estas visitas se puede conocer la geomorfología de Sancti Petri y se explica la formación del islote", destaca. En otras secciones de la exposición se habla de la historia del Templo de Hércules y de los yacimientos subacuáticos del lugar.

Dentro del castillo también existen otras muestras temporales. "En ellas se habla de las féminas marinas, como las ninfas o las sirenas, o de las salinas del interior de la Península Ibérica", recalca Toledo. "Allí también se cuenta la historia de la fortificación de la Bahía de Cádiz y se detallan todos los factores que favorecieron el desarrollo comercial de este enclave".

Aparte de las exposiciones, se están realizando en el baluarte otras actividades de ocio que están teniendo bastante aceptación. Entre estas iniciativas destacan las puestas de sol, que van acompañadas de música, en ocasiones en directo, o con danzas. "Se organizan también talleres astronómicos", señala el director de Loggia.

También se van a dedicar tres días del verano, 28 de julio, 25 de agosto y 21 de septiembre, para que los visitantes puedan probar la comida del famoso chef de El Puerto de Santa María, Ángel León, que desplazará su cocina hasta la fortaleza. Una aventura gastronómica cuyo precio es de 150 euros por persona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios