Salir a comer: Cocina abierta en San Luis

Las reglas están para romperlas y hace unas semanas abría en la calle San Luis un espacio dispuesto a demostrar que esta frase hecha se puede aplicar también a la cocina. KÖK no es un bar ni una tienda ni un salón de eventos. Tampoco es una academia, aunque la formación es una parte esencial de su filosofía. Lo que propone este atelier gastronómico -sobrenombre con el que lo han bautizado sus propietarios- es una cocina abierta en la que experimentar, compartir y disfrutar en torno a la buena mesa.

Oskar P. Crespo, un joven chef de ascendencia sueca -kök es cocina en ese idioma- con una dilatada trayectoria -la del Hotel Palace es una de las cocinas que están en su currículum- y un inquieto empresario sevillano, Miguel Parra, son los propietarios de este espacio, que ha sido diseñado como si de una acogedora casa se tratara. El centro del local lo ocupa una gran cocina en la que Oskar elabora sus recetas, siempre inspiradas en la gastronomía mediterránea pero que incluyen también platos orientales, vegetarianos y de otras partes del mundo. También es el espacio en el que se imparten los talleres y catas - la semana pasada fue el turno para Bodegas La Cigarrera de Sanlúcar de Barrameda- que conforman la oferta formativa de este particular establecimiento.

Que KÖK no es un espacio convencional queda patente también en las diferentes formas en que los clientes pueden degustar los platos del chef. Así, los domingos se ofrece un brunch -una comida a caballo entre el desayuno y el almuerzo, típica de los países anglosajones y que cada vez cuenta con más adeptos en Sevilla- entre las 10:00 y las 16:00. Con un menú a partir de 9 euros, es una buena oportunidad para ver cómo el chef elabora en su cocina abierta los diferentes platos y degustarlos en un espacio acogedor. Tartas, pasteles, mermeladas, yogures, quesos, panes o zumos naturales son algunas de las sugerencias para esta cita de fin de semana.

Pero KÖK ha sido concebido también para acoger eventos privados con un formato muy alejado del salón de eventos convencional. Así, ofrece la posibilidad de concertar un menú con el chef -los precios son variados y puede incluir desde un desayuno hasta un almuerzo, merienda o cena-, que preparará los platos delante de los invitados. También existe la opción de que sea el cliente el que cocine para sus invitados en KÖK, que ofrece además sesiones de showcooking a domicilio. Durante toda la semana, el espacio permanece abierto también para recibir a los clientes, que disponen además de una zona de tienda con productos gourmet así como de una sección de literatura gastronómica.

Por último, KÖK tiene una agenda de cursos y talleres que abarca distintos ámbitos y está diseñada para que los alumnos aprendan y disfruten de un rato de ocio. Se va actualizando en su perfil de Facebook y también se organizan actividades a medida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios