Una apuesta fuerte para el mercado más potente

  • Samsung presenta el S8 en Sevilla, donde las ventas de 'smartphones' de alta gama subieron un 5%

Preparar el futuro pero disfrutarlo desde ya es una de las máximas de las empresas tecnológicas y la pretensión de Samsung con su S8 y S8+ es afianzarse en el mercado milenial y aprovechar el peso que los jóvenes otorgan a las innovaciones de los terminarles y al factor tecnológico en el devenir diario de su desarrollo personal para ganárselos a su causa. Con una presentación impecable y unas posibilidades fantásticas, ya a simple vista se ve que la última evolución de Galaxy es mucho más que el intento de la marca coreana por recuperar el prestigio erosionado con el Note 7.

Sevilla fue el lugar elegido por la marca para realizar su primera presentación del modelo en España (este miércoles lo hará en Málaga) y lo hace con la base que dan los datos: Sevilla, como le corresponde por peso poblacional, fue en 2016 la cuarta ciudad en venta de smartphones de alta gama (por encima de 600 euros), y mientras la venta global de móviles descendió aquí en un 12,5%, estos terminales premium crecieron sin embargo un 5%. Todo un indicativo, en opinión de Samsung, que obtiene su refrendo en los datos que maneja: el 74% de los mileniales otorga un gran peso a la tecnología en su vida y justifica las ventajas de renovar el terminal. Al hilo, la expectativas en cuanto a innovación son altas y el 51% considera que las innovaciones son esenciales, por el 41% del año anterior.

La prueba que organizó Samsung de su terminal en el restaurante Oriza resulta prometedora. Por encima de la evolución de su VR (incluye un mando para la navegación), la perfecta integración de la cámara 360, los añadidos de Samsung Pay (las molestas tarjetas de fidelización, por ejemplo) o la calidad de su cámara Dual Píxel ("mientras una cámara normal usa el 5% en enfocar, en este caso es el 100%", asegura Ángel Pascual, responsable de tecnología y plataformas de la firma en España), hay dos elementos clave: el borde del terminal desaparece y todo el espacio es pantalla, con lo que tiene una superficia más amplia sin aumentar tamaño; y el DeX multiplica su operatividad y productividad al transformarlo en ordenador que permite una experiencia de uso exactamente igual que la que disponemos en un portátil o en un PC de mesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios