Una escapada veraniega de la rutina

  • Las hermandades del Rocío de Sevilla organizan diversas iniciativas encaminadas al disfrute de los más pequeños · Cada año son más los niños que participan en ellas con motivo de la crisis económica

El trabajo en las hermandades del Rocío de Sevilla capital no cesa en la época estival. Éstas se mantienen ocupadas en numerosas tareas a lo largo de todo el año. Entre las muchas actividades que realizan destacan la organización de colonias de verano para los más pequeños.

La hermandad del Rocío del Cerro del Águila organiza desde hace ya 15 años las colonias para niños con escasos recursos. Esta iniciativa parte de la Diputación de Caridad de esta hermandad y en su financiación, colaboran la Bolsa de Caridad y la Diputación de Juventud de la misma. "Además de los propios vecinos del barrio y distintas marcas comerciales", explica Antonio José Fernández, responsable de este campamento de verano.

En esta actividad participan 60 niños con edades comprendidas entre los 4 y los 15 años que son miembros de familias en situación de dificultad, precariedad o con escasos recursos. Los asistentes a estas colonias proceden de distintas barriadas de la ciudad como Los Pajaritos, Las Tres Mil Viviendas o incluso del propio Cerro del Águila. La estancia se prolongará durante esta misma semana y tendrá lugar en las casas que las Hermandades del Cerro del Águila y Sanlúcar de Barrameda poseen en la aldea. "No hay ningún requisito para participar, únicamente que los niños vengan a través de Cáritas Parroquial de cualquier iglesia", cuenta el responsable del campamento. Los pequeños realizan talleres deportivos, culturales y adquieren conocimientos sobre naturaleza y música, entre otras materias.

La Hermandad del Rocío de Triana también organiza colonias de verano y la de este año es la edición número 39, se prolonga durante dos semanas. Los 183 chicos participantes están acompañados por 42 monitores voluntarios pertenecientes a la propia hermandad. "No se trata de un campamento pagado, preferimos el nombre de colonias de verano", comenta Rafael Torrecilla, diputado de Caridad de la hermandad del Rocío de Triana. Los niños asistentes tienen entre 3 y 14 años y proceden en su mayoría de barriadas marginales de la ciudad. Los pequeños y los monitores se alojan en la casa hermandad. Los chicos van a acudir diariamente a la playa y hacen dos excursiones fuera de la aldea. El trabajo necesario para organizar esta iniciativa es enorme, segúncuenta el diputado de Caridad: "Si no fuese por las numerosas colaboraciones y donaciones de distintas entidades, empresas y vecinos, esto no sería posible".

A las colonias de la Hermandad del Rocío de Sevilla asisten 80 niños, tutelados por 24 monitores. El escenario de esta aventura veraniega es la casa hermandad del Rocío de Sevilla, de extensas dimensiones, donde montan tiendas de campaña para el alojamiento de todos. Además de disfrutar durante 10 días, los pequeños también adquieren hábitos de conducta, higiene personal y limpieza: "Los chicos hacen su propia cama y colaboran en distintas tareas", afirma Manuel Lagares, teniente de Hermano Mayor. "No todos los niños que vienen son pobres económicamente. Algunos de ellos son pobres en cariño".

Después de días de esparcimiento y disfrute, llega el momento de la despedida: "Sin duda es el peor momento, es un nudo en la garganta, difícil de explicar", afirma Manuel Lagares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios