Cómo humanizar la empresa y aprender del fracaso

  • El líder de la Universidad Emocional realizó "una clara defensa del optimismo" como clave para el éxito

Humanizar el mundo empresarial y proyectar el talento hacia la realidad socioeconómica actual. Esa fue la propuesta que el empresario y artista Francisco Pérez Valencia planteó ayer a los asistentes a la conferencia titulada Un millón de sueños (ideas para cambiar el mundo), que ofreció en la sede del Instituto Andaluz de Tecnología en la Isla de la Cartuja.

Ante un auditorio compuesto mayoritariamente por representantes del ámbito empresarial, el director ejecutivo de la Universidad Emocional fundamentó su intervención sobre los cinco pilares básicos que han de guiar las acciones de las empresas: el valor humano, la gestión del talento, la gestión de la emoción y el fracaso como escuela de aprendizaje.

Durante su ponencia, Pérez Valencia abogó por realizar una "clara defensa del optimismo" en los tiempos que corren. A su juicio, "hay que seguir peleando en los márgenes que nos ofrece la realidad. De nada sirve lamentarse", apostilló.

Asimismo, enfatizó sobre la necesidad de enfocar ese talento hacia "nuestros sueños", hacia proyectos con una escala "más humana", que suponga trabajar "por y para las personas". A este respecto, el polifacético creador subrayó la importancia de "humanizar el pensamiento y las ideas" y caminar en busca de la felicidad. "Hemos de proyectar empresas felices y hacer corresponsables de nuestro éxito a los empleados", añadió.

Otro de los puntos esenciales de la conferencia de Francisco Pérez Valencia fue la clara defensa que realizó del fracaso como eficaz escuela de aprendizaje. El líder de la Universidad Emocional aseguró ser todo un "fracasador profesional", acostumbrado a recuperarse de tropiezos y de contar ya con un "doctorado en crisis". Estrechamente vinculado al mundo de la cultura -en el que ha desarrollado buena parte de su labor profesional-, aseguró que los recortes realizados en este ámbito desde el comienzo de la crisis económica, le han obligado a reciclarse profesionalmente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios