Vivir

El legado de Guadalcanal

  • Arrancan hoy las Jornadas Patrimoniales del municipio para dar a conocer su historia, cultura y entorno en plena Sierra Norte.

A poco más de 100 kilómetros de Sevilla, Guadalcanal encierra un rico patrimonio cultural y natural que su peculiar devenir histórico ha ido forjando a lo largo de los siglos. Darlo a conocer es el objetivo de las V Jornadas Patrimoniales de Santiago y Santa Ana que arrancan hoy en el municipio y que hasta el domingo ofrecen la excusa perfecta para adentrarse en el pueblo que sin pretenderlo dio nombre a una de las batallas más conocidas de la II Guerra Mundial gracias a Pedro de Ortega Valencia, un vecino que participó en la expedición que en el siglo XVI descubrió las Islas Salomón.

Durante cuatro días, las jornadas analizarán en distintas actividades la historia y costumbres del municipio, que está entre los tres únicos pueblos de Sevilla incluidos en la exclusiva red de conjuntos históricos y arquitectura popular de Andalucía, la Red Patrimonia. Así, entre las actividades culturales programadas se encuentran entre otras la presentación del libro La encajera, vivencias de su familia, de Rafael Rodríguez Jiménez e Ignacio Gómez Galván; la exposición de pintura Ermita de San Benito; o las conferencias La arquitectura de la Orden de Santiago en Andalucía, Las espadañas de Guadalcanal y Lo que los nombres encierran: toponimia e historia de Guadalcanal. Actuará también la Banda de Música Nuestra Señora de Guadiatoca (mañana a las 21:30).

Pero además los que se acerquen a las jornadas podrán disfrutar de actividades vinculadas a la cultura popular de un pueblo que perteneció a la Orden Militar de Santiago y formó parte de la comunidad extremeña hasta 1833. Así, entre otras actividades, están programadas rutas por el municipio (viernes y sábado a partir de las 22:45), una demostración de encaje de bolillos (viernes); o un concurso de corte de jamón (domingo a las 14:00).

Aprovechando la visita al municipio, no hay que dejar de conocer también su entorno natural en el que son paradas obligatorias dos miradores que se encuentran en la Sierra del Viento y en la Sierra del Agua. Se trata de los miradores de La Capitana y Hamapega, a unos ocho kilómetros del pueblo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios