La ley también galopa

  • El letrado sevillano Fernando Acedo crea una web de consulta especializada en temas jurídicos relacionados con el sector ecuestre

Comentarios 1

Hoy concluye la XXIII edición del Salón Internacional del Caballo, un evento que reúne cada año a unas 2.000 personas. Sin embargo, este evento no es más que "una gota dentro del océano del mundo de la hípica, un sector que mueve grandes transferencias comerciales a nivel mundial y donde Andalucía se sitúa en el epicentro".

Según el letrado sevillano Fernando Acedo Llunch, "en Andalucía está el 40% de todas las instalaciones hípicas que hay en Españas", resaltando así la importancia de este sector en la comunidad autónoma. Para el abogado, el mundo ecuestre ha adquirido en las últimas décadas "unas dimensiones inimaginables", al igual que los problemas jurídicos que pueden generarse en torno al caballo. Qué ocurre si, en una competición, un equino se sale de la pista y arremete contra alguien del público, partiéndole un brazo; si en una actividad de turismo ecuestre, un niño se cae y se hace daño; o si un caballo rompe la luna de un coche ajeno; o si una persona compra un caballo en Holanda y, durante su transporte a España, éste sufre algún daño. Se trata de casos reales que ha llevado el propio Fernando Acedo.

En este contexto, el letrado ha decidido crear la plataforma www.abogadohipico.es, integrada dentro de la firma Bufete Acedo Abogados, cuyo principal responsable es el propio Acedo Llunch, que, durante 18 años, participó en concursos de salto de obstáculos, disciplina en la que también ha ejercido como juez durante seis años.

De forma paralela, ha escrito el libro Conflictos legales en los deportes hípicos, que será publicado en enero por la editorial Reus, especializada en derecho deportivo, con el objetivo de que, al igual que la plataforma web, sirva como herramienta de consulta a todos los agentes relacionados directa o indirectamente con el mundo del caballo. Cuestiones de compraventa, indemnizaciones en caso de accidente, los vicios ocultos del animal, los plazos de reclamación, el dopaje de caballos y jinetes, los seguros de las pruebas y clubes deportivos y las responsabilidades de los veterinarios son algunas de las cuestiones más comunes.

"Son muchos los conflictos que se generan en torno al caballo. Por ejemplo, cuando alguien compra uno, según la legislación española, sólo tiene 40 días para reclamar", señala el letrado. "Hoy hay mucha maldad. El caballo puede estar cojo, pero el vendedor puede haberle inyectado un sedante para ocultar la cojera durante varios días. Así, si el comprador no está atento, puede tener problemas para reclamar luego", puntualiza Fernando Acedo, colaborador, además, en numerosas revistas especializadas y asesor de importantes entidades como la Federación Andaluza de Hípica o la Real Federación Española de Polo.

Por otro lado, en este tipo de negocios, el abogado reconoce que existe la tradición de firmar contratos verbales, sobre todo en los acuerdos entre ganaderos y jinetes. "Esto complica muchas veces las reclamaciones, ya que las condiciones del acuerdo no están por escrito", admite el letrado. "No sólo aficionados, también importantes ganaderos o clubes deportivos caen en este error". Acedo hace hincapié en la malicia de ciertas personas y los altos precios de los equinos. "Antes, un caballo costaba unas 300.000 pesetas; hoy, puede alcanzar hasta el millón de euros. Lo que quiero decir es que tú compras un caballo con una ilusión y unas expectativas que, luego, pueden ir en tu contra". No todo es cabalgar.

más noticias de VIVIR Ir a la sección Vivir »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios