La tradición que trota por la ciudad

  • Un cortejo de más de 20 carruajes transitó en la tarde de ayer por las calles de Sevilla, Capital Mundial del Enganche por tercer año consecutivo

Una tradición latente que desde hace tres años se descubre con vehemencia al público una vez al año. El desfile inaugural de Sevilla, Capital Mundial del Enganche volvió a sorprender en las calles a los sevillanos y visitantes que pudieron disfrutar del cortejo de más de 20 carruajes de época que transitaron durante más de dos horas por un extenso itinerario. Enganches y caballos que llegan a la ciudad desde distintos puntos de la geografía española y europea para participar en los actos de esta iniciativa del Real Club de Enganches de Andalucía (RCEA), que hoy continúan con el III Concurso Internacional de Enganches de Tradición Ciudad de Sevilla Copa de Naciones y III Campeonato de España y mañana culminarán con la trigésima primera Exhibición de Enganches en la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

En torno a las cinco de la tarde, los carruajes partieron desde la Plaza de España, escenario fetiche de este desfile y en el que la concentración de coches durante varios minutos facilitó a los viandantes la tarea de fotografiar el momento. Limoneras, troncos, tresillos y cuartas en su mayoría, a la inglesa o a la calesera, la forma tradicional andaluza, de los que disfrutaron sevillanos y visitantes durante el itinerario y, además, en dos paradas más, una en la Plaza de San Francisco y otra al término del recorrido en los jardines del Prado de San Sebastián.

"Esto es lo más bonito que uno puede ver: Sevilla llena de caballos como dicen que era antes", se decía para sí y para su mujer un vecino del barrio del Porvenir. Estaba esperando que el semáforo de la avenida de María Luisa le permitiese pasar al otro lado cuando pasó ante él el tronco a la calesera de Rafael Tejada, de los pocos que ayer se vieron de este estilo, ya que los enganches fueron en su mayoría a la inglesa. Este vecino, como muchos de los pasajeros de los coches que esperaban el paso de los carruajes, se dejó sorprender por el espectáculo, que transcurrió de manera novedosa por lugares emblemáticos de Triana y Los Remedios como el Puente de Isabel II, la calle Betis y la Plaza de Cuba. Asimismo, otro de los espacios de interés de este año ha sido el paso de la comitiva por el Palacio de San Telmo y la parada en la Plaza de San Francisco -el año pasado se hizo en la Plaza Nueva-, donde los cocheros, lacayos y pasajeros fueron recibidos por Ramón Moreno de los Ríos, vicepresidente del RCEA; Miguel Bazaga, director de Área Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores; Luis Rivero Merry, fundador del RCEA, y Raimundo Coral, vicepresidente del RCEA.

En la belleza del espectáculo, un desfile con coches restaurados y de alta calidad y variedad que consiguen trasladar al asistente a las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX, coincidieron Carlos Apolinario y Aquilino Tousedo. Apolinario, al mando de un roof seat break de caballos lusitanos, ha venido a Sevilla desde Portugal para disfrutar por tercer año consecutivo de las exhibiciones y participar en la competición. Tousedo, propietario del break a la cuarta que en la pasada edición fue campeón de España en su modalidad, valoró la destreza de los cocheros y que la iniciativa del RCEA sea una realidad y "Sevilla disfrute un año más de su bella tradición ecuestre".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios