Conde montó un entramado "propio del crimen organizado"

El ex banquero Mario Conde puso en marcha un entramado propio del crimen organizado para simular una situación de insolvencia y eludir así tanto el pago de sus responsabilidades en los casos Banesto y Argentia Trust como sus obligaciones con Hacienda, según el sumario de la operación Fénix.

Ya en un oficio de 2011, la UDEF aseguró que los datos sobre el patrimonio de Conde de los que disponía la Agencia Tributaria eran "bastante limitados" puesto que sólo aparecía como representante en cuatro sociedades, si bien ejercía "relación de dominio sobre otras, formalmente vinculadas a sus hijos o a otras personas afines".

Las pesquisas continuadas de la unidad de delincuencia económica refrendaron las sospechas y tiempo después concluyeron que los ingresos controlados por Hacienda eran "un tanto exiguos" dada la frenética actividad profesional del ex presidente de Banesto, tertuliano asiduo del Grupo Intereconomía tras la compra de acciones del grupo con dinero de supuesta procedencia ilícita.

Unos ingresos a los que se suman los beneficios obtenidos por las ventas de sus libros que, según consta en el informe, se abonaban en distintas cuentas de las que el fisco no tenía constancia ni control sobre ellas.

La documentación que consta en el sumario, al que ha tenido acceso Efe, expone que una cuenta corriente, controlada por Mario Conde y su hija, recibió 390.810 euros en ingresos en efectivo entre 1999 y 2012 realizados, en la mayor parte de las ocasiones, por Lourdes Arroyo y el que fuera conserje de Banesto, Félix Castells.

La UDEF considera que el ex presidente de Banesto continúa manteniendo en la actualidad "fondos opacos" fuera del país, lo que convierte en "trasnacional" una operativa "propia de una organización criminal" en la que están colaborando las autoridades de varios países, entre ellos Italia, Luxemburgo y Suiza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios