Rajoy elude a Bárcenas y dice que España "no será un país de acusaciones sin pruebas"

  • El presidente garantiza que la economía española "crecerá con claridad" en 2014. Muestra plena disposición al diálogo con las CCAA dentro de la legalidad.

Comentarios 31

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha evitado este miércoles citar expresamente el llamado caso Bárcenas ante la plana mayor de su partido y se ha limitado a decir que en "todas partes hay malas hierbas" pero en España las instituciones "están sanas". Además, ha dicho que luchará para evitar que España se convierta en un país "inhabitable" en el que se aplaude que se produzcan "acusaciones sin pruebas". "No quiero, y lucharé porque eso sea así, que España se convierta en un país inhabitable porque se aplaudan las acusaciones sin pruebas porque esas acusaciones sin pruebas causan daños que ni la rectificación podrá reparar porque ya son irreparables", ha declarado Rajoy ante la plana mayor de su partido reunida en la Junta Directiva Nacional. El jefe del Ejecutivo ha criticado que se pretenda "generalizar la conductas indeseables de algunos" a todos los políticos, algo que ha calificado de "injusto" ya que "la inmensa mayoría de responsables públicos sirven al país honradamente".

En otro orden de cosas, Rajoy ha garantizado que en el año 2014, si se mantiene el actual nivel de esfuerzo, la economía española "crecerá con claridad", se creará empleo y los españoles notarán "resultados tangibles" de los sacrificios que han hecho. Rajoy ha expuesto sus perspectivas económicas en su intervención en la reunión de la Junta Directiva Nacional de PP, en la que ha recalcado que no va a cambiar el rumbo de su política económica porque es la que llevará hacia los resultados positivos. El jefe del Ejecutivo ha reconocido que el año actual aún será duro, especialmente en su primera parte, pero ha expresado su optimismo sobre el futuro económico: "Está en nuestra mano si perseveramos, mantenemos el rumbo, no nos distraemos y no hacemos caso a cantos de sirenas".

Asimismo, Rajoy ha mostrado además su disposición absoluta al diálogo con todas las comunidades autónomas para abordar y resolver los problemas de déficit público y financiación autonómica, pero siempre dentro de la legalidad. Así, ha apelado insistentemente al diálogo y al consenso con las Comunidades Autónomas, y en alusión a las reclamaciones del presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha recalcado que lo único de lo que no está dispuesto a hablar es de lo que se salga de la ley. "Todas las administraciones estamos en el mismo barco. Es un solo barco", ha subrayado el jefe del Ejecutivo que ha insistido en que "el presidente del Gobierno es el primer obligado a cumplir la ley" y "si alguien quiere cambiarla, ya sabe lo que tiene que hacer", ha avisado. Además ha recordado que se han creado dos grupos de trabajo que abordarán las medidas para reducir el déficit y el modelo de financiación autonómica y ha pedido "inteligencia, equilibrio, sensatez y sentido común" a todas las administraciones. "Es cosa de todos, vamos todos juntos y lo que le pase a uno le repercute a todos", ha dicho Rajoy tras reiterar que hay tiempo para hablar, discutir y llegar a entendimientos.

Según ha defendido el jefe del Ejecutivo todas las administraciones en España han sabido ponerse de acuerdo entorno a un objetivo común, lo que a su juicio demuestra que las cosas se hacen bien y que el país es "gobernable" frente a quienes mantienen lo contrario.

Rajoy ha agradecido a todas las comunidades sus esfuerzos en el último año por reducir el déficit público, que es un objetivo nacional y además un compromiso que asumió España voluntariamente cuando entró "en un club que se llama el euro", decisión que -ha recordado- apoyaron algunos de los que hoy parecen oponerse. En ese mismo contexto, ha hecho hincapié en que se han tenido que tomar decisiones ingratas y difíciles porque afectan a la vida de las personas, pero ha añadido que es el momento de hacerlas para sentar las bases del futuro. Rajoy ha garantizado que a medida que se vaya reduciendo el déficit "las cosas irán mejor" y llegará la estabilidad, pero ha incidido en que ahora el Estado funciona y es el garante del mantenimiento de los servicios públicos.

Otra de las reformas para la que ha pedido consenso dentro y fuera del PP es la de la Administración Local, para la que espera el mayor acuerdo posible. El mismo objetivo que confía alcanzar en el estudio del modelo de financiación, donde también ha reclamado la máxima colaboración y apoyo a sus compañeros de partido y a sus adversarios políticos. Rajoy ha garantizado que el Gobierno colaborará como hasta ahora con todos los ejecutivos autonómicos y seguirá ayudando a resolver sus problemas de financiación y escuchando a "todos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios