La crónica del Lunes de Feria

Un mayo lleno de abriles

  • La fiesta del día del Trabajo le regaló a la Feria buen tiempo y partitura de farolillos.

  • El recinto es un real irreal que se expande por la ciudad como un campo magnético.

¿La Feria es Cultura? Alguien se lo pregunta a Rosa Aguilar, consejera de la cosa, que diría Umbral. Debe de serlo. En un palmo de terreno, con las acrobacias de las camareras para que no se les desbaraten las bandejas, coinciden tres antiguos delegados de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla: por orden cronológico, Bernardo Bueno, Enriqueta Vila y María del Mar Sánchez Estrella. Un matemático, una americanista y una documentalista y licenciada en Historia. Como anfitrión, quien ocupa ese negociado, Antonio Muñoz, que reparte pines y escucha historias, como la que Pedro J. González le cuenta del sefardí Jimmy Bellitty, coleccionista de arte descendiente de judíos sevillanos que visitará la Feria el viernes.

En el día del Trabajo, la Feria es una superlativa excepción al día festivo. El jueves de Feria Juan Antonio Rodríguez Espinosa pone fin a una dilatada vida laboral, 47 años y 47 días trabajando en el hotel Inglaterra. En el imperio del rebujito, ese homenaje que los feriantes madrileños le hicieron al 2 de mayo, Rodríguez Espinosa, sevillano de la Puerta de la Carne, tiene varios premios de coctelería, fue campeón de España y participó en el mundial que se celebró en Helsinki. La Feria es una coctelera de ritmos, de clases sociales y de costumbres. También de generaciones. "Vengo de la caseta de la Guardia Civil y voy a la de mis nietos", dice Alfonso Garrido, delegado del Gobierno en la Sevilla del 92. "A la Guardia Civil se va a cumplir y con los nietos a disfrutar".

En la Caseta Municipal se dan cita ediles de Cultura de los ochenta, noventa y siglo XXI

No sólo se trabajaba en la Feria. En la Isla Menor aprovecharon el día para adelantar el rodaje de la película Jaulas, del director novel Nico Pacheco. Es el último descubrimiento de Antonio Pérez. El productor de Maestranza Films llegó a la Feria henchido de paisanaje después de pronunciar en Andújar el pregón de la romería de la Virgen de la Cabeza. "Les dije que se acordó de ella Pedro Almodóvar cuando salió a recibir el Oscar de Hollywood". Su amigo y colega Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, irá hoy al Bernabéu a ver el partido de ida de las semifinales de la Copa de Europa. Un partido que producirá algunas bajas en la nómina de madrileños que bajan a la Feria. Lo más parecido a un derbi que ha visto Antonio Pérez este fin de semana fue un Iliturgi-Arjonilla.

El productor Antonio Pérez llegó a la Feria después del pregón de la romería de la Cabeza

La Feria es un real irreal que excede su perímetro. Un campo magnético que invade toda la ciudad. Ayer la Plaza de España tenía tanta gente como cuando la Paz pasa por el parque. Abril sevillano, mayo cordobés. Rosa Aguilar está preparada para este tránsito. En la Córdoba natal de la que fue alcaldesa entre 1999 y 2009 ahora están de cruces, llegarán los patios y después la Feria. Los de la Alianza empezaron con una cruz de mayo y terminaron consiguiendo una caseta de Feria, primero en Curro Romero, ahora en Juan Belmonte, torero que nació en la calle Feria donde Rafael Ramírez, uno de los veinte socios, tiene su histórico puesto de filigranas gastronómicas en el mercado. El bar de la caseta lo llevan gente de El Palmar de Troya, como especialidades como la alejandra o el pollo muerto. Manuel Rodríguez Navarro, sevillano de Pío XII, se hizo hace cuatro años con la antigua Goleta, de 1952, que rebautizó bodega de Manolo Cateca, sobrenombre que le dieron porque en sus tiempos de costalero siempre se retrasaba un poco por su dedicación a la catequesis. De catequista a bodeguero.

En la Caseta Municipal hay tránsito de los cultos a los ocultos. Brindis, intercambios de tarjetas, el director del Lope de Vega, el de la Sinfónica, el de Canal Sur, un totum revolutum al que se suma Carlos Rosado, de Andalucía Film Commision. Llegan como Pinto y Pastora Juan José Téllez y María Ángeles Carrasco, el flamenco y sus letras. Mayo empieza abrileño, Feria total, colocan los farolillos por el real. En la plaza de las buñoleras, cada grupo con un atuendo distinto, como las gimnastas en las olimpiadas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios