"La tarde no ha ayudado, cuando los toros no embisten es imposible"

  • Urdiales se va de vacío y con ganas de más de su única comparecencia en el coso del Baratillo.

Frustrado se fue Diego Urdiales de su único compromiso. El riojano se mostró decepcionado ante un lote con pocas opciones que le dejó una ovación y un silencio. "No ha ayudado la corrida, cuando no embisten es imposible", afirmaba. El segundo de la tarde permitió al diestro lucirse en varios muletazos. "Ha sido una faena de mucha paciencia, despacio y con mimo, pero sin continuidad porque al toro le faltaba empuje", relataba. Aunque con más movimiento, el quinto se mostró en la misma línea y sacó la rabia del torero: "Ha sido mentiroso porque volvía la cara cuando se metía". Urdiales se va de Sevilla con ganas de más y tiene claro lo mejor de su paso por el coso del Arenal: "Me quedo con los momentos bonitos con el primero. Me he sentido bien. Esta plaza tiene una sensibilidad especial y sentir esos oles es maravilloso".

Decepción de nuevo para José Antonio Morante. El sevillano culminó su tercer paso por la Maestranza apenado por un lote nulo. Ante su primer toro, parado y sin fuerza, el diestro señalaba el poco lucimiento de la lidia: "El toro se ha desinflado, no tenía empuje y movía mucho la cara. El público lo ha entiendo pero tenía ganas de verme y disfrutar conmigo". Si difícil lo puso su primer oponente, más le costó a Morante sacar algún muletazo del cuarto de la tarde. "No he estado bien. El toro tenía clase pero no tenía vida", apuntaba el torero de La Puebla del Río, que se mostró apenado: "Uno se siente responsable de lo que trae, viene con ilusión y cuanto te encuentras esto te vas triste. El viernes tendrá una última oportunidad junto a El Juli y Roca Rey.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios