Encallan los grandes proyectos culturales de Sevilla

  • Los Presupuestos Generales del Estado paran en seco el proyecto de ampliación del Bellas Artes, la reforma del Arqueológico y la progresión del Teatro de la Maestranza.

Comentarios 11

Si se analizan en clave local los Presupuestos Generales del Estado para 2013, la reducción de un 19,6% que sufre el apartado de Cultura -el año próximo se prevé en la materia un gasto de 721,71 millones de euros frente a los 897,52 millones que se manejaron en el ejercicio de 2012- castigará particularmente a algunos proyectos radicados en Sevilla.

Entre las malas noticias que afectan a la ciudad se encuentran el tijeretazo que limita a la mitad la aportación al Teatro de la Maestranza, un espacio que se ha visto obligado en las últimas temporadas, pese a alcanzar los 20 años de vida, a frenar su ambiciosa progresión por el viento en contra de la nefasta situación económica; la desaparición de la cantidad destinada a la ampliación del Bellas Artes, que convierte definitivamente en una fantasía las aspiraciones de presentar a los habitantes la prolongación de la pinacoteca en 2015, o la supresión de las ayudas a un puñado de citas afianzadas en el calendario de actividades, como el Femás, el Fest, el Festival de Danza de Itálica, la Feria del Títere o la Bienal de Flamenco.

Las cifras que se han elaborado desde el Gobierno central no hacen sino confirmar el escarpado camino que espera a los gestores culturales de la capital andaluza. Expresiones como "golpe de gracia" o "puntilla" se usaban ayer para ilustrar las terribles consecuencias que pueden tener esas partidas en el día a día de los diferentes proyectos.

museos

El debate está sobre la mesa: hay que buscar fórmulas para reinventarse. Lo aseguraba ayer Manuel Borja-Villel, director del Museo Reina Sofía, institución que verá mermada la ayuda del Gobierno para 2013 en un 25% y pasa de disponer de 34,1 millones de euros en el presente año a 25,6 millones para 2013. Un porcentaje algo menor se han encontrado los responsables de otro museo madrileño, el Thyssen, que tendrá que afrontar una rebaja en la aportación del Estado del 33%, los 3,9 millones de euros recibidos en el 2012 descienden a los 2,4 millones de euros previstos para el próximo año. Otra pinacoteca emblemática como el Museo del Prado tendrá un 14% menos de presupuesto, unos 38,4 millones de euros.

En los planes que se han previsto para los museos de Sevilla destaca la falta de respaldo que sufre el Museo de Bellas Artes, cuya ampliación tanto tiempo postergada tendrá que continuar esperando. Se había acordado que para el próximo año el Ministerio de Cultura destinaba 2 millones, pero ese compromiso no se ha materializado en el proyecto de los Presupuestos Generales presentados el sábado. Mejor fortuna corre la rehabilitación del Museo Arqueológico -para la que se contemplan 350.000 euros-, una cantidad insuficiente con respecto al millón y medio que se barabaja inicialmente. Sorprende la pobre atención a los centros sevillanos frente al interésque el Partido Popular parece haberse tomado en la construcción de la nueva sede del Museo de Málaga, en el Palacio de la Aduana, que recibirá en 2013 cuatro millones de euros del Ministerio.

Maestranza

En el panorama nacional, entre las instituciones más perjudicadas de la partida que se destinará a artes escénicas y musicales -161,27 millones de euros, de los cuales se dedican a música y danza 68,47 millones y a teatro 37,76- está el Teatro Real de Madrid, que contará para el desarrollo de sus actividades musicales con 8,77 millones de euros, lo que supone un descenso de un 33%, y el doble del recorte sufrido el año anterior. Y las cuentas tampoco favorecen al Teatro de la Maestranza, que pese a la sensación del trabajo bien hecho con que llegó a las dos décadas de trayectoria ha ido sufriendo una adhesión al proyecto cada vez más débil por parte de las administraciones. De hecho, durante 2012 el coliseo tuvo casi la mitad de presupuesto que sólo tres años antes, en 2009, cuando las circunstancias del entorno eran más felices que las actuales. Los Presupuestos Generales del Estado para 2013 han reforzado esta dinámica negativa: se reduce de 2,11 millones a 1.058.830 euros la aportación para el teatro.

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, mostró ayer su preocupación tanto por el destino del recinto como el del Festival de Itálica y consideró que el recorte podría darles "el golpe de gracia" a ambas iniciativas, en una coyuntura de "extrema gravedad" para la programación cultural. Villalobos no negó, en todo caso, la intención de la entidad provincial de "abandonar el Consorcio del teatro de manera responsable, sin causar estropicios ni desajustes mayores".

FESTIVAles

La inquietud por el Festival Internacional de Danza de Itálica desde la Diputación parece lógica cuando el Gobierno central ha eliminado los 129.000 euros que concedió en 2011 a la propuesta, y la cita -una de las más atractivas de la oferta veraniega- encara este año una convocatoria cuya programación tendrá que diseñar, según parece, sin apoyo estatal.

Itálica no es la única damnificada en unos cálculos que también arrinconan a otras citas como el Fest, el Femás, la Bienal y la Feria del Títere, que no aparecen en los presupuestos. Un vacío que revela, según el PSOE de Sevilla, que el Gobierno central "desprecia a la cultura", como declaró el secretario de organización del partido, José Muñoz.

La Asociación Escenarios de Sevilla, que ya protagonizó este año sus desencuentros con el Ayuntamiento por la drástica reducción en las ayudas a las salas, ve ahora con asombro que desde Madrid no contemplen destinar un solo euro al Fest, el Festival Escénico Contemporáneo de Sevilla. "No tenemos información real, todavía", admite el director Pedro Álvarez-Ossorio, "no hemos hablado con el Ministerio". Pero, añade, "si fuera cierto que no van a apoyarnos, para el Fest sería la puntilla, porque lo que aporta el Gobierno es la tercera parte de los fondos que manejamos". Los componentes de Escenarios de Sevilla se reunirán próximamente para debatir qué acciones se pueden tomar ante el "estrangulamiento" que desde las administraciones están realizando a la cultura.

El director del Festival de Música Antigua de Sevilla, Fahmi Alqhai, también tiene previsto reunirse con la delegada de Cultura, María del Mar Sánchez Estrella, para calibrar el efecto de los recortes del Gobierno y tantear la reacción que el Ayuntamiento tendrá al respecto. El intérprete, que participó en la última edición de la Bienal con un concierto de la Accademia del Piacere junto a Arcángel, advierte que "en todo caso, la cantidad que retira el Gobierno no es traumática, porque no era demasiado representativa, creo que no llegaba al 20% de nuestro presupuesto. Imagino", añade Alqhai, "que lo que tendremos que hacer es recortar en la programación".

Aunque la Bienal de Flamenco, terminada el pasado domingo, no programará su próxima edición hasta 2014, otros años que no se celebraba el encuentro jondo contaba asimismo con alguna aportación del Ministerio: los 100.000 euros concedidos en 2011 se han difuminado en esta ocasión.

Otras propuestas como el Mes de Danza no se hallan entre las víctimas del desastre. María González, su responsable, explica que "no teníamos una subvención nominativa, sino que estos años hemos optado a partidas en concurrencia competitiva, es decir, depende de que presentemos el proyecto y nos lo aprueben".

otros campos

El tiempo demostrará la huella que los recortes han dejado en otros sectores que no han salido favorecidos en los nuevos Presupuestos. Habrá que ver en qué modo afecta a los espacios de la ciudad la reducción de un 22,5% en los programas de Archivos y Bibliotecas, o cómo el creativo sector audiovisual andaluz -que este año ha estrenado cintas celebradas como Grupo 7, Carmina o revienta o El mundo es nuestro- se resiente por la pérdida de un 22% en las partidas para Cinematografía, que han llevado al presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles (Fapae), Pedro Pérez, a plantear un nuevo modelo con el que "el cine se pague con los ingresos y los impuestos del cine". Es tiempo de reinventarse: 2013 exigirá al sector de la cultura, para su subsistencia, un ejercicio de prodigiosa inventiva, un desafío al que también están llamados los creadores y gestores sevillanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios