Sevilla según Antonio López

  • El pintor madrileño, que dirigirá unos talleres para creadores, quiere retratar en una vista panorámica "la ciudad que no conoce el turismo" · Es la primera urbe que pinta, aparte de Madrid y de su Tomelloso natal

Comentarios 3

La ciudad que no sale en las postales, la que no responde a los tópicos, la que se queda al margen de las rutas turísticas, la ciudad, al fin, que se expande cuando la Giralda -esa torre a partir de la cual se mide todo en esta urbe- se recorta a lo lejos, muy a lo lejos. Ésa es la Sevilla que quiere retratar Antonio López (Tomelloso, Ciudad Real, 6 de enero de 1936) en la que supone la primera vez que afronta en su carrera pintar una ciudad que no sea su Tomelloso natal o Madrid -célebres son sus vistas de la Gran Vía o las afueras de la capital española-.

En una convocatoria de prensa extraordinariamente concurrida, el creador, acompañado del alcalde Juan Ignacio Zoido, contempló ayer la vista de la capital andaluza desde el piso 11 de la Torre 3 del parque empresarial Nuevo Torneo, sede de la compañía de eficiencia energética Atom Energy Solutions. Frente a sí, la Sevilla de los bloques tan exentos de glamour como llenos de vida, la real, la de la España de la clase media, la que no aparece en las guías con los perfiles de la Giralda, el puente del V Centenario y del Alamillo y, en primer término, el cementerio de San Fernando y las chabolas del Vacie.

El de ayer fue el primer emplazamiento que López, que estuvo acompañado de su esposa, la pintora María Moreno, visita para este lienzo que, adelantó, tendrá unas dimensiones de dos metros por 1,60 de altura. "Tengo mucha curiosidad por conocer la Sevilla que sólo conoce la gente que vive por aquí, la que no conoce el turismo", dijo. Razón por la que pidió al equipo municipal que le lleven a conocer la vista desde el puente del V Centenario y un plano de la capital que le permita ver "cómo cruza el río la ciudad completa y, así, visualizando todo ese mecanismo, buscar una situación con cierta altura, en un lugar estratégico para que el río aparezca porque forma parte de la historia de Sevilla". Su intención es "plasmar la ciudad que avanza hacia el campo; que incluya también la Sevilla que todos llevamos en la cabeza, la Sevilla histórica, pero que en primer término esté la Sevilla actual". Una ciudad de hoy que arrastra rémoras del pasado, como El Vacie, el asentamiento chabolista más antiguo de Europa: "No hay que tener miedo a nada; si es la verdad está bien, aunque tampoco hay que empezar por lo más duro, pero si aparece, pues se empieza por lo más duro".

Una mirada realista -hiperrealista- que no está exenta de admiración: "Tengo un amor enorme por Sevilla desde hace muchos años, porque es la cuna de Velázquez. Cosas que yo amo muchísimo pertenecen a Sevilla, han nacido aquí y si siempre he pintado Madrid es porque vivo allí". De hecho su intención es afrontar esta obra "al natural, que es como mejor sale", aunque finalmente por su propia dinámica de trabajo se tenga que "ayudar de fotografías".

Es de sobra conocido que Antonio López afronta la ejecución de sus cuadros durante años, décadas incluso. "Estando Sevilla y yo de por medio...", bromeó sin aventurarse a dar una fecha. Lo que sí tiene claro es que primará la luz: "Tanto España como Sevilla son con sol; no lo veo tanto ni al atardecer, ni al amanecer, tampoco en verano ni en invierno... Lo primero es decidir el emplazamiento".

Aparte de este proyecto, López trabaja desde hace años en un encargo de la Real Maestranza de Sevilla para un retrato del Rey que tiene "un fondo de la Sevilla histórica". Fue a partir de aquí que surgió la posibilidad de esta vista actual que ha sido impulsado definitivamente por el equipo municipal de Cultura, con María del Mar Sánchez Estrella y Benito Navarrete a la cabeza. Ellos le han animado a dirigir unos talleres para nuevos creadores que contarán con el apoyo de la Fundación Madariaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios