La música popular llora a Prince

  • El cantante y guitarrista que revolucionó la industria discográfica con su fusión de 'funk' y rock fallece a los 57 años dejando tras de sí grandes discos como 'Purple Rain' y 'Sign o' the Times'.

Prince, The Artist o El artista antes conocido como Prince fueron algunos de los nombres artísticos por los que se conoció a Prince Rogers Nelson, fallecido este jueves a los 57 años, conocido como el Genio de Minneapolis y una de las grandes y más imaginativas figuras de la música popular del siglo XX. "Con profunda tristeza confirmo que el legendario e icónico artista Prince Rogers Nelson murió en su residencia de Paisley Park esta mañana a los 57 años", escribió su agente Anna Meacham en un correo electrónico donde añadió: "Por el momento no hay más detalles sobre la causa de la muerte". Prince había sido hospitalizado hace unos días con síntomas de gripe. 

Nacido en Minneapolis (Minnesota) el 7 de junio de 1958, su madre, Mattie Shaw, cantaba en el mismo grupo en el que tocaba John L. Nelson, pianista aficionado con el que se casaría. La banda se llamaba Prince Roger Trio y de ahí surgió el nombre de su hijo. 

Cuando tenía 7 años sus padres se divorciaron y él se quedó con el piano de su padre. Además del piano, aprendió a tocar la guitarra eléctrica y a manejar hasta una veintena de instrumentos diferentes, un virtuosismo que le hizo destacar rápidamente en el competitivo mundo de la música. A los 17 años hizo unas maquetas y fichó por la multinacional Warner Bros., con la que firmó un contrato millonario y publicó su primer álbum a los 18 años, For You

El primer sencillo, Soft and Wet, salió como anticipo del disco y entró por primera vez en las listas de música soul de Estados Unidos con su estilo que fusionaba funk y rock con espíritu pop. Del álbum se vendieron unas 300.000 copias. 

Con su siguiente disco, Prince (1979), alcanzó sus primeros éxitos con temas como I Wanna Be Your Lover o I Feel For You. Desde entonces trató de controlar meticulosamente todos sus trabajos, para lo que contaba con un estudio de grabación propio. Le siguieron Dirty Mind (1980) y Controversy (1981), que ya mezclaba entre sus temas la religión y el sexo. 

En 1982 consiguió ser número uno en EEUU con el doble LP titulado 1999. Su ascensión fue meteórica y se convirtió en rival directo de Michael Jackson, además de uno de los músicos de rock más vendedores de los 80 y los 90. 

Su primera película llegaría en 1984, Purple Rain, que dio titulo a un disco cuya banda sonora recibió el Grammy y un Oscar a la mejor canción. Al año siguiente, en Around the world in a day, jugó con sonidos nuevos experimentales que rozaban la psicodelia. Su lanzamiento coincidió con la inauguración de su propio sello discográfico, Paisley Park. En 1985 debutó como director con la película Under the cherry moon, que también protagonizó. Un año más tarde editó Parade y en 1987 el brillante Sign O' the Times, uno de sus discos imprescindibles. Por entonces se produjo el escándalo de Black album, disco que al parecer se editó de forma pirata, por lo que Warner trató de destruir todas las copias, aunque se filtraron algunas y se hicieron más grabaciones ilegales. 

En 1989 grabó la banda sonora de Batman y el correspondiente disco y un año después hizo la película y el disco Graffitti bridge (1990). En 1992 presentó Diamond and Pearls acompañado por su grupo The New Power Generation, herederos de The Revolution, y también el nuevo sencillo Sexy MF incluido en su siguiente álbum, sin título y con un símbolo bisexual ocupando la portada. 

En septiembre, consiguió un contrato de 108 millones de dólares con Warner, superando a Michael Jackson y a Madonna. La firma se comprometió a pagarle 60 millones de dólares por seis nuevos discos en seis años, y a invertir 48 millones más para impulsar su compañía Paisley Park. 

En junio de 1993 despidió a su banda The New Power Generation, después de la gira europea; y se autobautizó con los símbolos masculino y femenino, imposibles de pronunciar. Un año después presentó Come, integrado por diez canciones ligadas al arte moderno y en especial a la Sagrada Familia de Barcelona, con el que no obtuvo el éxito esperado. Alejado de la primera línea musical, en 1998 reapareció con New Power Soul y en 1999 con Rave Un2 the Joy Fantastic, con el nombre The Artist, en un nuevo intento de redescubrirse, además del recopilatorio The Vault... Old friends 4 sale, de temas inéditos. 

Poco después rompió con Warner y dos años más tarde lanzó un disco de grandes éxitos, esta vez como Prince. Cuatro años después salió a la luz Musicology, que tampoco tuvo gran repercusión, y ese mismo año actuó junto a Beyoncé en la gala de entrega de los Premios Grammy y fue incluido en el Rock and Roll Hall of Fame. 

Su siguiente trabajo fue Planet Earth (2006), del que se distribuyeron tres millones de copias, regaladas con el periódico The Mail on Sunday y con las entradas de sus 21 conciertos en Londres, para enfado de las discográficas. En 2014 publicó Art Official Age y Plectrumelectrum con su nueva banda, 3rd Eye Girl, pero una vez más no le acompañó el éxito. 

El 10 de mayo de 2015 estrenó el tema Baltimore, inspirado en los disturbios ocurridos en dicha ciudad, y en verano de ese año actuó para la familia Obama en una fiesta privada en la Casa Blanca. En 2007 logró siete premios Grammy y el Globo de Oro a la Mejor Canción por Happy Feet

Estuvo casado dos veces. En la primera, con la bailarina y cantante puertorriqueña Mayte García, entre 1996 y 1998. Con ella tuvo un hijo, el 16 de octubre de 1996, con el síndrome de Pfeiffer, que murió siete días después. Su segundo matrimonio fue con Testolini Nelson, entre 2001 y 2006. 

La conmoción al conocer la noticia del deceso era mayúscula entre músicos de todo el mundo, incluido el trío Ketama, que fue telonero de su primera gira en España. En 1990 Ketama ya había hecho No estamos locos pero sus integrantes jamás habían actuado en un estadio, así que cuando les propusieron ser los teloneros de Prince y cantar en el Vicente Calderón (Madrid), en el Luis Casanova (Valencia) y en Montjuic (Barcelona), a cambio de "", aceptaron encantados. "Su muerte es una pérdida enorme, porque era un artista muy grande. Nos encantaba", lamentó uno de los miembros de Ketama, Josemi Carmona, que tenía 16 años cuando conoció a Prince, que le pareció "un genio, un tipo súpercreativo, original y estrambótico" y todo lo que les proponían le parecía "bien", incluso actuar sin ganar absolutamente nada: "El rollo era tocar con él". "Lo vimos unos días antes y nos dijo que quería ver vídeos de nuestras actuaciones y que estuviéramos acompañados de mujeres guapas en el escenario, así que nos fuimos al Rastro y se lo propusimos a un puñao de gitanas", rememoraba. 

Prince, añadió Carmona, era "un musicazo" que tocaba la guitarra "fantásticamente" y "usaba" la música de otra manera: "era un tío muy bajito con un tacón musical muy grande". El estadounidense actuó por primera vez en España en 1990, volvió en 1993 y en aquella ocasión eligió Cádiz -donde exigió tener a mano todos los discos de Camarón-, Santiago de Compostela, Gijón, Madrid y Barcelona. Entonces vino acompañado de dos pantallas gigantes, un equipo de rayos láser y 1.400 amperios de intensidad lumínica y sonora. Las gradas del Ramón de Carranza se llenaron, como sucedió con el Auditorio Monte do Gozo, el Hipódromo Las Mestas, el coso de Las Ventas y el Palau Sant Jordi. En 1998 regresó, ya convertido en El Artista, para actuar en Marbella, Zaragoza, Barcelona y Madrid, presentando el que entonces era su último disco, New Power Soul

El artista estaba preparando unas memorias tituladas The Beautiful Ones y había confirmado el pasado mes de noviembre sus cuatro primeros conciertos en Europa, en Austria y Reino Unido, aunque no se había anunciado ninguna actuación en España.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios