Luis Joaquín Garrigues

Abogado

Manuel Olivencia, "la lealtad y la chispa"

Abro el primer periódico del año y me topo con una noticia muy triste. Ya no está Manolo Olivencia. ¡Esto no es posible! me digo. Pero si hacía muy poco sabía de él a través de una contestación que hizo a la consulta jurídica que le formulé, en la que su enjundia superaba a su brevedad, haciendo guiños a la biología y gala a sus conocimientos jurídicos y a la amistad. Me aconsejó, en efecto, con la mayor claridad sobre un tema jurídico complejo objeto de la consulta. Seguí su consejo y pude así resolver mi arduo problema. ¡Qué gran maestro y, sobre todo, que gran persona! Tu vida académica y personal estuvo siempre muy ligada a la de mi padre. Fuiste profesor adjunto en su cátedra, aunque pronto la Universidad quiso ponerte tu merecida corona de laureles. Sin embargo, una inoportuna dolencia te cerró el paso algún tiempo. Después, tras brillantísimas oposiciones en las que hiciste también gala de tu esprit, chispa o galanura andaluza, accediste a la Cátedra de Derecho Mercantil de la Facultad de Derecho de Sevilla. Yo no olvido, y de esto han pasado más de 50 años, el cruel lance de la trinca -parte del torneo en el que se combatía a las armas del opositor contrario con las propias armas- en la que participaste en estas oposiciones y en la que espetaste a tu contrincante, utilizando el conocido símil taurino, "está usted citando a los temas desde lejos", lo cual, evidentemente, dejó a su adversario atónito y descolocado. Tenías pues el don de la ironía pronta y oportuna, sin un solo grano de sarcasmo o de acidez. Así conseguías divertirnos y ganarnos a tus causas. Por ello, eras siempre un incomparable maestro en homenajes y en todo tipo de celebraciones. Pero, sobre todo, me emociona la fidelidad y la lealtad que tuviste con mi padre y que nunca amainó, ni en la vida de este, ni en su posteridad. Y, ahora has ido a su encuentro. Por esto y por muchas otras razones personales, te guardaré siempre en mi recuerdo hasta que nos volvamos a ver.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios