Carlos Amigo Vallejo

Cardenal Arzobispo emérito de Sevilla

Una gran dignidad

Si tuviera que definir una cualidad de don Manuel sería, sin duda, la de haber sido un auténtico maestro, un profesor, un hombre con una gran dignidad. Ha ocupado muchos puestos de gran responsabilidad y en situaciones diferentes. Siempre, siempre, con dignidad. He tenido ocasión de tratarle muy de cerca, particularmente durante los años en que él era comisario de la Exposición Universal y yo formaba parte del comité de expertos. Vivimos situaciones difíciles: unas conocidas y otras que se quedan en la intimidad de las personas. Siempre recordaré la dignidad del profesor Olivencia y sus cualidades diplomáticas. Nunca lo vi enfadado o perturbado. Siempre con el semblante digno y muchas veces alegre. Entre otras virtudes, tenía un gran sentido del humor. Nunca quiso ocultar que había nacido en Ronda. Persona llena de nobleza y, al mismo tiempo, muy cercana a la gente del pueblo, muy cercana a todos. Hay muchas personas que presumen de haber sido alumnos del profesor Olivencia. Lo recordaremos siempre amable y fiel a sus creencias y convicciones. Pido a Dios por el eterno descanso de una persona llena de dignidad. Y doy gracias a Dios por haber tenido como "maestro" al profesor Olivencia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios