PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

De Afanador a Atín Aya

LLEGA hoy a su fin la decimoquinta Bienal de Flamenco y con el réquiem que le va a cantar Enrique Morente a Mario Maya también se da paso a desmontar la formidable exposición fotográfica de Afanador en la Avenida de la Constitución. Obviamente, lo más visto del certamen, por su ubicación, han sido las imágenes a gran tamaño creadas por el colombiano, afincado en Estados Unidos y figura cotizada para reinventar el glamour de las estrellas de cine o televisión. Hicieron bien Pablo Juliá y Domingo González en cruzarse información sobre Afanador. Le ha conferido a viejas y jóvenes artistas de flamenco una estética impactante, con un espléndido uso del blanco y negro, que nada tiene que ver con el quejío ni la bulería pero abre un camino a lo jondo y a sus intérpretes para atreverse a puestas en escena más imaginativas.

Le ha venido bien a la Avenida esta pasada por el punto de vista de Afanador. Sobre todo en la penumbra de la noche era muy curioso ver la sucesión de mujeronas entre lo racial y lo punk, entre lo felliniano y lo posmoderno. Es una muestra a priori más idónea para la Alameda, pero considero saludable el cruce de ambientes, alamedear la Avenida (recuerden lo que fueron las Gradas en tiempos de la carrera de Indias) y avenidizar la Alameda, que fue bulevar antes que cantera del cante.

Ojalá no haya que esperar mucho a que se monte una exposición de cariz similar con los mejores retratos urbanos y rurales de la Sevilla rara o solitaria por obra y gracia de Atín Aya. Su brillante trayectoria como fotógrafo, truncada por la muerte a los 52 años, se merece una puesta en común a primera vista de los transeúntes. Porque el Ayuntamiento no puede dejarse llevar por el consabido complejo de poner en bandeja los espacios públicos de la ciudad al talento de los foráneos y no caer en la cuenta de que en las calles de Sevilla hay que airear también a los creadores locales por muy diversa que sea su visión sobre la vida y las gentes.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios