Editorial

Andalucía no debe permitir la presión

LAS bases del nuevo sistema de financiación autonómica del vicepresidente económico Pedro Solbes no sólo son aceptables para Andalucía, también para el resto de España. Aumenta la corresponsabilidad fiscal, garantiza la suficiencia para financiar las competencias asumidas y equilibra las cuentas de tal modo que se garantiza la igualdad de prestación de servicios sociales, sanitarios y educativos en todas las comunidades autónomas. Además, utilizará como base de cálculo la población real. Aunque todavía hay que ponerle números a estas premisas, básicamente coincide con las peticiones que el Parlamento andaluz aprobó por unanimidad. La Junta apoya el plan de Solbes, pero es favorable a introducir ciertos matices para que las comunidades que han perdido población o la tienen muy dispersa también vean compensadas estas dificultades. Ante esto, el Partido de los Socialistas de Cataluña, sus socios de gobierno en la Generalitat y CiU están presionando al Gobierno para que modifique su plan con la velada amenaza de que no apoyarían los Presupuestos Generales del Estado. Valencia, gobernada por el PP, ha formado un frente con el tripartito y CiU frente al sistema propuesto. En esta ocasión, la Junta de Andalucía no puede ceder. Y el Gobierno de la nación tampoco, porque lo que solicita Cataluña es un trato diferente, y por tanto discriminatorio, basado en una lectura de su Estatut, una ley orgánica sobre la que el Tribunal Constitucional aún no se ha pronunciado y sobre la que existen serias dudas. El llamado frente catalán, liderado por el presidente José Montilla y su consejero de Economía, Antoni Castells, están concitando apoyos de empresarios y sindicatos para aumentar el grado de presión. Rodríguez Zapatero necesita los votos de CiU para sacar los Presupuestos Generales del Estado de 2008. Si el PSOE quiere seguir siendo un partido de ámbito nacional no puede dejarse chantajear por el PSC a no ser que pierda esa identidad. El PP andaluz, por su parte, debería mostrarse más claro y apoyar lo que votó en el Parlamento sin intentar sacar réditos de una situación complicada.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios