PASA LA VIDA

De Argantonio a León XIII

EN una mañana tan dichosa, es obligado recordar a quienes cada mañana se ven frustrados tras levantarse con la ilusión de llegar al salón de su domicilio y encontrar aquello que más desean. En el número 3 de la sevillana calle Argantonio, una familia duerme muy poco desde el pasado 24 de enero. Su hija no vuelve a casa. El calvario es tan prolongado y tortuoso que al amanecer ya sólo le imploran que aparezca el cadáver. Tremenda jornada de Reyes para la familia de Marta del Castillo. Piden algo que no cabe regalar sino exigir: Justicia.

Ciudad de la Justicia no es aquella que se construya en Los Gordales (¿lo verán mis nietos?) sino la que se fundamenta a diario por la fuerza de los hechos. Sevilla dista mucho de ser una ciudad justa y este macabro caso es la zanja más abierta en la conciencia colectiva.

Además del resto de familias que viven en Argantonio, 3, copartícipes del dolor de sus vecinos, también son víctimas del suceso quienes viven en el bloque de pisos del número 78 de la calle León XIII, donde Miguel Carcaño tiene una vivienda, pues en ella se perpetró el asesinato de Marta. Vía profusamente televisada cuando la Policía ocupaba el lugar para reconstruir el crimen e intentar atar cabos que pongan contra las cuerdas a los canallas. Fachada y portal en la que se han escrito pintadas del tipo Aquí vive un asesino. Y allí viven pared con pared muchos inocentes.

El fatídico piso saldrá a subasta por impago de la hipoteca. Presupongo que, aunque el banco lo ponga a precio de ganga, toda persona mínimamente informada rehuirá comprarlo. Son miles las viviendas a la venta en Sevilla que no padecen un sambenito de tal calibre. También a esas familias colindantes les aliviaría que se ocupara ese vacío, y esa puerta no la traspasara un fantasma sino un inquilino que diera los buenos días, sonriera a los niños por la escalera, le prestara la caja de herramientas al vecino y le explicara de paso cómo se sintoniza la TDT.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios