La ventana

Luis Carlos Peris

Arranca la Velá, hágase la fiesta

AMANECE para la cita de cada año en el verano de la otra orilla. Tras pregonarse en el Hotel Triana, Triana se reencuentra con su gran fiesta del verano, una forma de vida, una celebración que tiene en Betis su cordón umbilical. Y en ella se añorará la ausencia de dos trianeros de excepción. Uno, de adopción y vocación como Manuel Molina, ese genio que sentenciaba por soleá su nostalgia más trianera, que en Sierpes se consideraba extranjero. La otra, Marujita Díaz, que dijo adiós desde el dolor de haber pasado media vida lejos del Altozano. Manuel y Marujita en el recuerdo para una Velá que no es una Velá más, sino la constatación de que en la otra orilla ya se vive el gozo de los días señalaítos en honor a la abuela de Jesús. Como cantaba Mairena tiene Sevilla una fiesta de Santiago y Santa Ana, que se celebra con rumbo en el barrio de Triana. No va más.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios