Los ultimos separadores que van quedando en la calle Muñoz y León, en la que muy pronto cambiará el sentido de la circulación, se amontonan en los arriates recien construidos y abandonados a la suerte de que llueva como único medio para que se rieguen.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios