editorial

Austeros, coherentes y con reparos

EL nuevo presupuesto aprobado por el gobierno que dirige Juan Ignacio Zoido, avalado el pasado viernes por la mayoría absoluta con la que el PP cuenta en el Pleno, es la primera de las decisiones autónomas adoptadas por el actual regidor hispalense. Aunque nada más llegar a la Alcaldía Zoido comenzó claramente a marcar su impronta -derogó el Plan Centro, nombró a su equipo de confianza y fijó sus propias prioridades-, durante estos seis meses largos de mandato ha tenido que administrar el Consistorio con las cuentas que le dejó en herencia su antecesor, el socialista Monteseirín. Los nuevos presupuestos de Sevilla, cuya importancia para la economía de la ciudad es notable, son pues el reflejo directo de cuál va a ser la forma de gobernar del PP, en tanto que plasmación concreta de sus directrices políticas. En este sentido, las cuentas elaboradas por el ejecutivo de Zoido resultan coherentes con una de las tesis defendidas por el gobierno local (la austeridad), aunque lo son tanto por convicción como por necesidad, dada la elevada deuda recibida de la coalición PSOE e IU. A pesar de la bondadosa lectura oficial que el propio gobierno ha hecho de las nuevas cuentas para 2012, lo cierto es que tras su análisis se perciben una serie de dudas razonables sobre su viabilidad. Casi todas ellas están formuladas en el informe que la Intervención ha redactado, así como contenidas en el dictamen del Consejo Económico y Social. Ambos estiman que las previsiones de ingresos del gobierno local -supeditadas a operaciones de venta de patrimonio inmobiliario difíciles de ejecutar tanto por condicionantes urbanísticos como de mercado- son excesivamente generosas e irreales, según la oposición; cuestión que pone en crisis el capítulo de gastos y las inversiones de la Corporación y sus organismos autónomos, que ademáspodrían incrementar la notable deuda municipal. Frente al llamativo optimismo del gobierno local, hubiera sido desable una mayor prudencia. Las dudas se despejarán en función de cuál sea su ejecución. Dentro de un año.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios