Avance pese al fracaso de Doha

EL Íbex 35 cerró la sesión de ayer con un avance del 0,35%, lo que permitió al selectivo apuntar a la cota psicológica de los 8.900 enteros (8.881,6) después de una mala apertura que le llevó hasta los 8.600 puntos, afectado por unos precios del petróleo que se fueron recuperando a lo largo de la jornada.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo se colocó en 133,9 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,496%. Mientras, en el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,1319 dólares.

Indra lideró los avances con un repunte del 4,59%, seguido de Bankia (+2,21%), ArcelorMittal (+2,01%), Sabadell (+1,81%) y el Banco Santander (+1,7%). La otra cara de la moneda la mostraron Caixabank, que se dejó un 2,9%, OHL (-2,01%), Telefónica (-1,7%), Sacyr (-0,9%) y Amadeus (-0,4%).

Salvo Telefónica, el resto de los grandes valores avanzaron en terreno positivo, con Santander a la cabeza. BBVA repuntó un 0,64%, Repsol un 0,47%, Inditex un 0,45%, Iberdrola un 0,33% y Endesa un 0,22%.

De este modo, el Íbex compartió tendencia con las principales plazas del Viejo Continente, encabezadas por Francfort (+0,7%). Milán repuntó un 0,6%, París un 0,26% y Londres un 0,15%.

El estratega de mercados de IG Daniel Pingarrón señaló que tras el fracaso de la reunión de la OPEP en Doha el petróleo reaccionó de manera extraña. "Con la apertura de los mercados en la madrugada, el crudo ha llegado a perder más de dos dólares por barril". Pero después recuperó terreno hasta situarse de nuevo en una zona "muy cómoda", por encima incluso de los 43 dólares.

A juicio de este analista, "lo más llamativo" ha sido el movimiento de las Bolsas, ya que, con la recuperación paulatina del petróleo, los índices europeos llegaron al cierre con subidas, "lo que debe ser considerado como un claro síntoma de fortaleza".

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios