Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Baño de mierda sobre el fútbol

El deporte rey está hecho de material indestructible, pero las denuncias de esta semana no deben quedarse ahí

SOSTENGO desde tiempo inmemorial que el fútbol debe estar hecho de material indestructible. Material que resiste los embates del tiempo, los ataques exógenos y los del quintacolumnismo que desde dentro intenta socavarlo un día sí y otro también. Entre la ineptitud o la golfería de los dirigentes, el egoísmo de los futbolistas y la irrupción de esa legión de intermediarios capaces de todo por una comisión, sólo nos queda el balón como símbolo inequívoco de honestidad. Si la valentía es algo que se le presume al soldado, la honradez es obligación que está adquiriendo carácter de virtud a fuerza de no ser usada.

En estos días, el fútbol ha recibido dos auténticos torpedos en su línea de flotación. Me refiero al fútbol español, ése tan habituado a abrir expedientes que no se cierran o que se cierran en falso con una clandestinidad ominosa. No puede ser que algo tan venerado como el fútbol, con tanto poder de convocatoria, pueda estar bajo sospecha. ¿O no está bajo sospecha nuestro querido fútbol español tras lo de esta semana? ¿Quién va a creerse que ese churro de la última jornada fue simple error y no espuria maniobra con la que amañar un resultado? ¿Qué aficionado podrá darle pábulo a ese gol que el portero se tragó en beneficio del enemigo?

Si lo de Jesuli con ese presidente que le ha caído en desgracia a la Real Sociedad ha sido de vergonzante aurora boreal, la maniobra que se denuncia sobre cómo se gestó un amaño con antelación y aparente connivencia del mandarinato es para no pisar nunca jamás un campo de fútbol. Qué baño de mierda le han soltado esta puta semana al fútbol, qué carga de profundidad a algo que debe ser inherente a la esencia del propio fútbol, la credibilidad. Dicen que lo primero se puso en manos de la Fiscalía y esperemos que también lo segundo y que se vaya hasta el final en ambos casos para que podamos nuevamente ir al estadio creyendo que ganará quien más méritos haga.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios