El buen yantar

Juncal / Dirección: Pza. Sargentos Provisionales, S/n

Bar Sevillanía

PAELLA, los domingos a partir de las 14.15". Sólo este anuncio marca el estilo de bar del que tratamos hoy. A pesar de estar en el teóricamente refinado barrio de Los Remedios (qué sucio está), les muestro de nuevo un bar de barrio, barrio.

Tiene todos los elementos necesarios para ser catalogado como tal: pequeño, buena barra, pocas mesas, cocina mínima pero bien aprovechada y, fundamental, una vitrina expositor sobre el mueble nevera de acero inoxidable. Clientela fiel en la que no faltan las señoras del barrio. Mi abuela Carolina decía que si en un bar hay señoras solas es que el bar es de fiar en el trato.

Tiene este local la imprescindible pizarra de tapas. Falta el recitado de las mismas, pero esa figura pasó a mejor vida.

Al camarero lo conozco de otro bar pero no sé de cuál es. El servicio que da es propio de alguien que es el dueño: exquisito, prudente, servicial pero no servil: ¡marchando otra de buen profesional en la barra!. Tiene además un chaval que le ayuda que da la sensación de que su único propósito en la vida es que los clientes salgan contentos; joven promesa.

La carta es más de lo mismo en esta comodona Sevilla: boquerones blancos fritos, una muy buena rosada empanada con alioli, cazón en adobo, riquísimos calamares fritos que los sirven en tapa, sin obligar a la jartible ración. Tiene la que para mí es una tapa mítica en Sevilla: "el cote de marisco" escríbase cocktail, pídese cótel; en esta tapa el rey sigue siendo EME de puertaosario. Tienen dos ensaladillas de atún y de gambas. La que me tocó en suerte no se de qué era; todo un indicativo. Correctas gambas blancas, mejores al ajillo y un buen morrillo de atún. En cocina manejan bien la plancha. Prueben el pincho de cordero y las croquetas caseras. Ofrecen también carnes que no llegué a probar, aunque todas las mesas las tenían. Buena cerveza y dos o tres tintos bien tratados.

En definitiva, sitio de barrio donde los lugareños con dos o tres tapitas medio comen, charlan, ven y son vistos, mientras esperan que llegue el domingo a las 14.15 para la sagrada paella "que acaba de salir".

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios