Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El Barcelona, por delante de Pekín

Digan lo que digan los argentinos, Messi no puede tirar a su club ante una cita como la llave de Champions

SINGULARÍSIMA polémica la levantada en torno a la asignatura menos dominada en el fútbol profesional. La prioridad entre el club y la selección como argumento recrudecido ahora por la inminencia de los Juegos Olímpicos. Hoy habrá de pronunciarse Blatter al respecto y considerando el enorme predicamento de Julio Grondona en el universo futbolístico, para mí que el Barça se queda sin Messi. Vamos, que el Barça va a tener que afrontar la papeleta tremenda de arreglar las cuentas del año sin el que en estos momentos es su futbolista franquicia. Y en el ínterin, Maradona metiendo baza tan inoportunamente como acostumbra.

Según algunos, la regla obliga al joven Messi a defender a Argentina en los Juegos. Otros interpretan que no, que los Juegos no están incluidos en ese engendro de calendario universal que tan pocas cuestiones arregla y que les pregunten a los damnificados por la Copa de África, que pregunten y a ver qué responden. Los Juegos siempre despreciaron al fútbol porque éste fue de los primeros deportes en profesionalizarse, pero el propio tirón del fútbol hizo que se reconsiderasen las cosas y que le hicieran sitio a los menores de 23 años en un alarde hipocritón de seguir velando por el amateurismo, como si a esa edad no tuviese ya forrada la cartera el futbolista.

Y ahora, esas dos grandes factorías de futbolistas que son Argentina y Brasil quieren aparecer en Pekín lo más potentes posibles. En su tremenda rivalidad, Argentina pretende repetir oro y Brasil alcanzarlo alguna vez, de ahí los contenciosos con Robinho por un lado y Messi por otro, Ronaldinho aparte. Apuesto a que hoy le dicen al Barça que el argentino se va a Pekín con su país de origen, al que sólo le debe la cuna, y deja al Barça, el que lo hizo el futbolista que hoy es, compuesto y sin Messi de cara a esa bola de partido que es la llave para Champions. Y no sería justo por mucho que brame Maradona, esa máquina de meter la pata desde que se levanta hasta la noche.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios