En serie

dani Rodríguez

'La Bestia' siciliana

HUBO un tiempo en el que la fascinación social por la mafia era evidente. Sus métodos e influencia se llevaron a la televisión a través de obras maestras como Los Soprano, que estimuló las ovaciones y despertó regocijo entre los amantes y no tan apasionados del género. Muy pocos conocerán que, justo en aquel momento en el que Tony Soprano y los suyos decían adiós, otro personaje, esta vez real, del mundo de la mafia daba el salto a la pantalla de casa mediante un biopic centrado en la familia de los Corleones. El capo de Corleone es una miniserie de producción italiana que no ha pisado el podio de las oportunidades debido a una insuficiente promoción y a las limitaciones con las que se encontraban piezas poco convencionales. No obstante, la obra de Alexis Cahill es un material que merece la pena recuperar por su calidad argumental, las soberbias interpretaciones y una visión tan rigurosa del protagonista que resulta apabullante.

La violencia y la corrupción encontraron su hábitat en un pequeño pueblo de la provincia de Palermo durante la segunda mitad del siglo XX a través de nombres que causan auténtico pavor con solo escribirlos, como Michele Navarrra o Luciano Liggio, pero ninguno tan peligroso e influyente como Salvatore Riina, conocido como Totó Riina y apodado La Bestia, por su crueldad y violencia. La productora Taodue Film se atrevió en 2007 con una primera temporada (más tarde se complementaría con una segunda tanda de dos episodios) de seis capítulos donde relataba la vida del capo de los capos. Una existencia clandestina y al margen de la ley con una maestría casi fílmica, etiqueta más que suficiente para compararla con El Padrino (1972) o Uno de los nuestros (1990).

La miniserie se basa en una obra literaria de Attilio Bolzoni y Guiseppe D'Avanzo, centrándose con total fidelidad en el ascenso de Totó Riina y su influencia en la mafia siciliana hasta el punto de convertirse en un poderoso instrumento desestabilizador de Italia durante la década de los 80. Una figura a respetar gracias a la connivencia de partidos políticos y otras autoridades. El reparto es poco relevante pero desempeña unas interpretaciones tan espléndidas como la estética, donde no se puede pasar por alto el papel de Claudio Gioè (Totó Riina), capaz de humanizar y caracterizar al personaje en cada una de sus virtudes y defectos.

El capo de Corleone no hace aburrida la biografía de su protagonista y los noventa minutos que dura cada episodio desbordan intensidad e indagan en el plano emocional y personal de La Bestia. La vida del férreo mafioso se explica desde distintas perspectivas: traiciones, amistad, intereses, chantajes y homicidios son asiduos en ese panorama criminal.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios