Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El Betis no está ahí por árbitros, pero...

HABITANTE de un país en el que robar es moneda de uso común, nunca utilicé el término robo como adjetivo de una actuación arbitral. Sí hay que reconocer que hay equipos más cariñosamente tratados por los jueces que otros. Equipos que rara vez terminan los partidos frente a once o que salen beneficiados de cada duda arbitral y, sin embargo, otros que tienen el área propia tan grande que les pitan penaltis ocurridos fuera de ella.

Y ni el más cerril de sus enemigos podrá negar que el Betis no es, precisamente, una de las debilidades arbitrales. Afortunadamente para él, en este curso aún no ha sido castigado con un penalti acaecido fuera de su área. Eso ya es para que su numerosa grey se dé con un canto en los dientes, pero los desmanes continúan como señal inequívoca de la poca, o nula, representatividad del club en las alturas, algo que con Lopera out se presumía que iba a corregirse.

Y seguro que ya habrá algunos, muchos quizás, mirando a la yugular de un servidor para espetarle que a ver si ahora van a tener los árbitros la culpa de que el Betis esté donde está. Inmediatamente me protejo tan vital arteria y niego la mayor. Efectivamente, el Betis está ahí por su propia ineficacia tras haberse deshecho del mandarinato que estuvo a punto de destruirlo, pero que los errores arbitrales ayudan lo suyo a que vivaquee en lugares de miseria, claro como el agua.

Tras lo penúltimo, lo último. Inmediatamente después de que Competición dictaminase no penalti lo del domingo anterior, en Albacete si no quieres caldo, dos tazas mejor que una. Especialistas hubo que dictaminaron que el gol anulado es un error normal en el que puede caer cualquiera, pero no así el acoso y derribo a Ceballos. ¿La culpa de la situación bética es de los árbitros? No, toda no es de ellos, pero sí que ayudan a que la ineficacia propia sea más escandalosa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios