Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Lo del Betis, un hito memorable

Lo del sábado en Heliópolis fue el premio que los béticos llevaban mereciendo desde hace demasiado

MEMORABLE la fiesta que los béticos vivieron el sábado en Heliópolis. El tiempo que hacía que no vivían algo parecido al final de la Palmera y lo necesitados que estaban esos sevillanos que tuercen en verde, blanco y verde por una satisfacción como ésa. Inmersos en esas luchas intestinas a la busca de una normalización de eso que tanto quieren y que aún atiende por Real Betis Balompié, lo del sábado noche fue una fiebre difícil de olvidar. Por todo ello choca bastante que la inmensa mayoría de las lecturas que se han sacado hablen únicamente de vergüenza culé y de ningún acierto bético.

Sólo fueron tres puntos y aún quedan algunos para afianzar el futuro, pero supieron tan a gloria esos puntos que más que tres parecían treintaitrés o más, muchísimos más. Fue el aperitivo de una jornada en la que se aclararon cosas y se enredaron otras. Por ejemplo, el porvenir del Sevilla se oscureció de forma alarmante en el Bernabéu y casi más que por los números, por su sensación de vulnerabilidad y su proceso de vulgarización, con la sensación añadida de que son demasiados los futbolistas que ven su futuro lejos de este laureado equipo. En la objetividad de los números para Champions, que si éramos pocos parió abuela, léase el Racing de Marcelino.

¿Y la Liga en general? Pues que el Madrid la tiene un poco más cerca y, lo peor de todo, que la va a conseguir sin alardes, sin dar la imagen apabullante de la primera vuelta y alimentado por las espantás de su enemigo natural. Ha escrito alguien que si la gana el Villarreal sería lo único que le faltase a la Liga para completar su descrédito. No sé de qué descrédito habla. Y es que todo lo que no sea una superioridad manifiesta de Madrid y Barça es malo para esa batería periodística que no ve más allá del blanco y del azulgrana, de esa cosa de dos en la que no se admite a nadie ajeno a la cosa, como en las obras. Pero lo del Betis fue tremendo, ¿o no fue tremendo lo del Betis?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios