Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Bien, Egipto nos exime de Lopera

La victoria del campeón de África sobre Italia saca de la rutina de tener que incidir en el secuestro del Betis

TRÁMITE para España esta noche, algo que se esperaba, y regalo inesperado para mañana en esa Copa Confederaciones que va animándose en lógica progresión con un Italia-Brasil más interesante de lo que cabía esperar. España tiene el liderato de grupo agarrado y sólo una derrota ante los anfitriones le bajaría la caña a la segunda plaza. Nada que temer, por tanto, en cuanto a las perspectivas de los de Del Bosque en la competición, pero esta competición ha adquirido una dimensión inusitada por el triunfo del campeón de África sobre el campeón del mundo, con ese testarazo del egipcio Homos imposible para Buffon.

Ha dado un giro espectacular la Confederaciones, un torneo que discurría con mucho más ruido que gente en la grada y que obligó a la FIFA a taparse la nariz y tomar la sublime y poco habitual decisión de abrir las puertas de los estadios. Criticado por la fecha y por su claro afán recaudatorio, ahora gana en interés por esa victoria de Egipto sobre Italia que obliga a los transalpinos a ganarle a Brasil para tener posibilidades de clasificación, pues el triunfo de los descendientes de los faraones sobre los yanquis se da por asegurado. Es todo esto como una propina agradable que nos llega para sacar de la rutina un fin de semana tan caluroso como ayuno de atractivos.

Y ese factor de interés añadido sirve, además, para eximirnos del amargo cáliz de tener que referirnos, una vez más, a la situación del Betis de Manuel Ruiz de Lopera. Enrocado en su castillete del Fontanal, se muestra tan correoso como siempre, con su discurso de siempre y mareando la perdiz como siempre. Más de lo mismo, palabras hueras y la palmaria impresión de que no hay peor sordo que el que no quiere oír, sin quererse enterar de que el bético no lo acepta y menos aún acepta que quiera enriquecerse todavía más con el Betis, Real Betis Balompié, el club de su querido padre y de su hermano Luis. Menos mal que Egipto nos ha eximido de abundar en la cosa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios