La ciudad y los días

carlos / colón

Bienvenida sea

LA reforma del Código Penal es democrática y socialmente necesaria. Porque responde a necesidades constatadas y ofrece garantías que las naciones democráticas de nuestro entorno ofrecen. Se está cargando contra ella manipulando y mintiendo. Se está transmitiendo la sensación de que todo buen demócrata humanitario y progresista debe rechazarla, y de que quienes la apoyan son vengativos amigos de cadenas y mazmorras, enemigos de la compasión y la reinserción, partidarios de la represión y liberticidas. Aunque a veces los críticos se ponen tan estupendos que dan razones para apoyarla cuando pretenden descalificarla.

Leo en uno de los boletines oficiales del pos-progrerío: "Si la muerte de los niños Ruth y José se hubiera producido este miércoles, José Bretón sería condenado a cadena perpetua". Y a uno le entran ganas de aplaudir a quienes han redactado y aprobado esta ley (y eso que la "información" miente, porque lo aprobado es la prisión permanente revisable, no la cadena perpetua). También se puede leer: "Si mañana Zapata escribiera alguno de los tuits que llevaron a su dimisión, se enfrentaría a una pena de entre seis meses a dos años de cárcel. Hasta ahora el código penal solo contemplaba a las víctimas del terrorismo, ahora este delito se amplía a ofensas racistas, antisemitas o de creencias y religión". Pues muy justo que endurezcan las penas hacia quienes hacen chistes con las víctimas de ETA mutiladas, las niñas violadas y asesinadas o los judíos gaseados e incinerados. Debía haberse añadido la inhabilitación para cargo público.

Y lo mismo puedo decir sobre el endurecimiento de penas para los delitos de abuso de menores (incluyendo elevar la edad de consentimiento sexual a los 16 años), violencia de género, matrimonio forzado, maltrato de animales (incluyendo su abandono), corrupción, financiación ilegal de partidos o humillación de las víctimas del terrorismo, del Holocausto o de otras acciones perversas.

Esto, por lo visto, es antiprogresista, antidemocrático y antihumanitario. Como lo es prohibir que se produzcan hechos tan antidemocráticos como el asedio al Parlament que obligó a Mas y a los diputados a huir entre escupitajos, golpes e insultos o ser evacuados en un helicóptero. Que los podemitas o sus camaradas cenizos de IU digan que esto es una "ley mordaza" propia un "Estado policial" es lógico. Pero que lo haga el PSOE es preocupante.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios