Cuchillo sin filo

Francisco Correal

De Bormujos a Addis-Abeba

ME puse en la cola del banco. Había una veintena de personas por delante. Cogí el libro que nos ha regalado a algunos de sus clientes Esperanza Alcalde, El mejor humor inglés. Once escritores, remedo de Aston Villa o Nottingham Forest, en edición de Jorge Herralde. Tenía el separapáginas en el extracto de ¡Noticia bomba!, la divertidísima novela de Evelyn Waugh. Lord Copper, director de un periódico británico, busca alguien para enviarlo a cubrir la guerra de Ismailia. "Creemos que ésta es una guerrita muy prometedora. Podría decirse que será un microcosmos del gran drama mundial".

El problema surge cuando en lugar de enviar al frente a John Boot, un afamado escritor que había estado en la Patagonia y cuyos libros tenía el primer ministro en la mesita de noche, envían a William Boot, que publica en el diario una columna quincenal sobre la naturaleza titulada Exuberancia y de quien se dice que es tan buen conocedor de la Inglaterra rural que nunca ha puesto los pies en Londres. La acción está servida. He recordado la placentera lectura de esta novela al ver estos fragmentos incluidos en una antología que tiene como epílogo el texto de la ponencia que Jorge Herralde pronunció en el simposio sobre la ironía organizado en la sede que la Fundación Luis Goytisolo tiene en El Puerto de Santa María.

De Boot a Boot. La cola iba menguando. Cierro el libro y abro el periódico. En la contra, sendas fotografías del presidente del Gobierno y del líder de la oposición. Zapatero, en Addis-Abeba. Rajoy, en Bormujos. Después de releer a Waugh, nunca han estado tan cerca la patria del mosto y del actor Juan Diego y la capital de Etiopía. Lord Copper estaba en las antípodas del buenismo de Zapatero: "El Beast es partidario de que haya gobiernos fuertes y muy enemistados entre sí en todas partes", dice el director del rotativo.

No es que uno sea agropecuario y el otro cosmopolita, pero me divirtió la idea de que confundieran los pasajes para que Zapatero acabara en el polideportivo de Bormujos y Rajoy en la cumbre de naciones africanas en el país de los hombres veloces y la génesis de la cultura rastafarian. ¿Son intercambiables los líderes del Gobierno y de la oposición? Los creyentes ultramontanos que organizan el Desayuno de la Oración en Washington esperaban a John Boot y les mandaron a William Boot. Aguardaban un meapilas y les mandan al cruzado de los crucifijos. Rajoy no necesita esas alforjas. Se las convalidan con el Año Santo Compostelano. En cuanto a Zapatero, buscaba alguna plegaria en la Biblia para orar. En los planes de estudio ya no existen, por cierto, las oraciones subordinadas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios