fernando Rodríguez Villalobos

Buenas vibraciones

Defiende que la Diputación es vital para el funcionamiento de muchos ayuntamientos.

DESPUÉS de que se cumpliera un primer año de gobierno local el pasado 13 de junio y que en el último día de este mes haya hecho también un año desde que se constituyera el plenario provincial, el balance de este primer cuarto del mandato 2015-2019 termina, diría yo, cargado de buenas vibraciones.

Así estimo que concluye porque, de una parte, los indicadores de reducción de deuda municipal siguen dando muestras de la responsabilidad y madurez de los gobiernos más cercanos a la gente y, además, ese afán por sanear las cuentas locales conduce a una mayor maniobrabilidad en las alcaldías a la hora de proponer y llevar a cabo nuevas iniciativas.

Y junto a ese despegue lento, pero a la vez continuado de los Ayuntamientos, la labor de la Diputación continúa respondiendo a la razón de ser última de dicha institución, que no es otra que la de apoyar y reforzar a los gobiernos locales en su compromiso de prestar servicios de calidad a sus vecinos y vecinas.

En esa línea, desde la corporación que presido hemos continuado adelante con nuevas iniciativas y nuevas propuestas, como destinar otros 5 millones de euros a una nueva edición del Plan de Urgencia Municipal, a lo que se han sumado otros 800.000 mil euros de los propios ayuntamientos. En esa línea hemos retomado un nuevo Praxis, con otro millón de euros, para favorecer el primer empleo de 70 jóvenes recién titulados. Y, por supuesto, continuamos apostando por las inversiones en infraestructuras a través de una nueva edición del Supera, que está inyectando casi 42 millones de euros en los Ayuntamientos.

Por tanto, en solo un año recorrido, los programas habituales siguen en marcha -cohesión social, cultura...- y volvemos a hacer un gran esfuerzo extraordinario, ya que solo sumando Plan de Urgencia Municipal, Praxis y Supera, el montante asciende a casi 50 millones de euros(-47,5 millones).

Estamos, por tanto, ante un balance satisfactorio que responde al afán de servicio a los municipios que tiene esta Diputación. Un balance al que en esta misma semana hemos añadido un hito más: un nuevo paquete inversor, para apostar por el equilibrio territorial y social de los pueblos sevillanos.

Concretamente, este nuevo plan tendrá una dotación de 3,3 millones de euros, con la intención de actuar en viarios locales de interés supramunicipal, en instalaciones deportivas y en el ciclo hidráulico y la gestión de residuos. El primero de los bloques, la mejora de vías, hará que la Diputación destine este año, junto al Supera y el plan de conservación, más de siete millones de euros a este fin.

El segundo de los bloques, el de infraestructuras deportivas, buscará equiparar estas dotaciones para que todas las localidades sevillanas tengan un nivel similar en espacios para la práctica del deporte. Y por último, el apartado de ciclo hidráulico y gestión de residuos, actuará sobre necesidades muy concretas en cuatro municipios y una mancomunidad.

Estamos hablando, por tanto, de que en este año de mandato venimos manteniendo el tipo en iniciativas como los Planes de Urgencia Municipal, el Praxis o el Supera y, además, a ese ritmo frenético de inversiones para que los ayuntamientos estén cerca de su gente, ahora le sumamos otra iniciativa de 3,3 millones de euros.

Por tanto, sin autocomplacencia, pero sin esconder los logros tampoco, el balance de esta anualidad cumple con los principios básicos de equilibrio y cohesión territorial y social que mueven las políticas de esta institución. Y desde ahí, dicho ejercicio anual para la Diputación es satisfactorio y, como dije al principio, para los ayuntamientos también.

Igaulmente porque a su resiliencia y capacidad para sobreponerse a planes de ajuste o a una reforma de la administración local invasiva con la autonomía municipal, los Consistorios han continuado teniendo en la corporación provincial un firme aliado.

Un aliado que se sigue mostrando como lo que es: una administración intermedia sin cuyos servicios sería imposible echar a andar cada día muchos ayuntamientos que, cada mañana, abren sus puertas para atender las necesidades y demandas de sus vecinos y vecinas.

Por eso, hoy quiero reafirmar el compromiso de la Diputación con sus ayuntamientos y reiterar nuestra total predisposición y apertura, para atender cuantas cuestiones se sigan planteando desde las alcaldías de la provincia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios