Visto y oído

Francisco Andrés Gallardo

Channel 500

QUISIERA recordar a Juan Antonio Fernández-Abajo, el conductor de los primeros programas ómnibus de la tele nuestra, Siempre en domingo y Todo es posible en domingo. Y comentar la gala de los Max en el Lope de Vega sevillano, con una transmisión tan oscura y antitelevisiva. Y el maravilloso viaje que nos ofreció La 2, no de Algeciras a Estambul que canta Serrat, pero sí de Algeciras a Vladivostok, en una hora de televisión nobilísima que unió Historias de trenes con Ciudades del siglo XXI. Y de la serie Física o química, cuyo primer episodio, qué curioso, incluyó el suicidio de un alumno, igualito que en el capítulo inicial de Segunda enseñanza, que escribió Ana Diosdado hace veintidós años.

Quería hablar de todo eso con calma, pero la actualidad televisiva manda, y debo atender al anuncio de Cuatro, que ha decidido echar el cierre a su magacín de tarde. Muchos lo presentíamos hace tiempo. Por mucho que fuese uno de los buques insignia de la cadena, no podía permitirse estar tres puntos por debajo de su media. En la entrega de la tarde, los de Channel nº 4 nos dieron la pista: "Hoy vamos a dar una noticia que cambiará la vida de quienes han seguido el programa durante los últimos dos años y media".

La distancia existente entre Channel nº 4 y Lo + plus, aquella excelencia, es lo suficientemente abismal como para constatar hasta dónde ha tenido que bajar el listón Cuatro con respecto a su antecesor. Afinando, hay que constatar que entre el primigenio Channel nº 4 y el actual apenas queda nada en común. Servidumbres de la guerra de audiencias. Pese a todo, donde hay siempre queda. Y ahí estuvieron el martes Boris y Ana, gloriosos, comentando las cavernícolas declaraciones del candidato a senador por Albacete que hacía juegos de palabras con "paridad" y "parida". Les echaremos de menos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios