la esquina

José Aguilar

Chaves-Griñán, vidas paralelas

GRIÑÁN va por la vida sustituyendo a Chaves. Parece como si un Plutarco de la era contemporánea se hubiera empeñado en escribir sus dos biografías paralelas, aunque los dos parecen más romanos que griegos, y ambos se hubieran empeñado en seguirlas al pie de la letra. La vida imitando a la literatura.

En el Congreso Federal de su derrota José Antonio Griñán ha sustituido a Manuel Chaves en la presidencia del partido, y con este motivo se ha recordado que ya en la primavera de 2009 le sustituyó, por designio de Zapatero, en la Presidencia de la Junta, y al año siguiente, por voluntad terca suya, como secretario general del PSOE andaluz. Ahora es presidente federal porque hay elecciones andaluzas dentro de un rato, como quien dice.

Pero no hay tres relevos sin el cuarto, que fue anterior en el tiempo. Se recuerda menos, en efecto, que Chaves era ministro de Trabajo cuando Felipe y Guerra lo mandaron a Andalucía para defenestrar a Borbolla (1986-89) y que Griñán, después de haber sido consejero con Chaves, ocupó el mismo cargo, entre 1993 y 1996, también en el Gobierno de Felipe, después de haber estado de titular en Sanidad y Consumo. No se ha producido un caso similar en la política española de dos personas, compañeros y amigos -ahora, ex amigos-, que hayan estado en los mismos cuatro puestos. Se necesita un Plutarco que biografíe a esta pareja puntera del socialismo hispano.

Aún dejamos aparte otros rasgos de sus trayectorias y personalidades convergentes. Por ejemplo, su condición de hijos de militares franquistas que desembocaron en el PSOE por la vía de las inquietudes juveniles frente al capitalismo tardofranquista y el interés por las relaciones laborales: Chaves ejerció de profesor de Derecho del Trabajo en Sevilla, Cádiz y Bilbao, y Griñán se hizo inspector de Trabajo (tercero de su promoción).

Está claro que la vida, con sus caprichosos enredos, ha hecho que Griñán tenga una fijación obsesiva con Chaves. Entiéndaseme, no digo que sea una obsesión personal y buscada. La fijación se ha dado objetivamente: cuatro cargos que ha tenido Chaves ha acabado teniéndolos Griñán. Se podría decir que Griñán ha querido ser de mayor lo que ya ha sido Chaves. Mayor, pero no tanto, porque el actual presidente de la Junta cumplirá 66 años en junio y su antecesor 67 en julio. En realidad son de la misma quinta, aunque uno ha llegado a todos los sitios antes que el otro.

Al ponerlo de presidente federal del PSOE, Rubalcaba intenta que Griñán alcance un objetivo que todavía no ha logrado: ser presidente de la Junta por elección popular. Chaves lo fue varias veces. Es probable que Griñán se jubile sin igualar a su ex amigo en esto. Ahí las vidas paralelas acabarían bifurcándose.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios