Visto y Oído

Antonio / Sempere

Cine español

ME voy a retirar. Voy a ser un mito como James Dean, pero vivo. Lo contaba con el sentido del humor que le caracteriza el gran Dani Rovira en la tertulia de Versión española. Rovira se salió por la tangente. Como el programa, que tratando de apoyar el Documenta Madrid se grabó en el vestíbulo de la Cineteca (con un look y una calidad de imagen similar a la de una televisión local), y que fue incapaz de abordar de forma monotemática un fenómeno como el de Ocho apellidos vascos, sobre el que pasó poco menos que de puntillas.

Deberían rectificar. Recuperar el documental Un cine como tú en un país como este, sobre el cine de Fernando Colomo y Fernando Trueba rodado entre 1975 y 1980 resultó de todo punto extemporáneo en un momento en que la taquilla española echa chispas. Lo que está ocurriendo ahora, no hace 30 años, es insólito, y bien merecería tertulias que lo abordasen.

Paco León acaba de llegar a las carteleras con intenciones de dar guerra durante muchas semanas. La confluencia de la excelente Carmina y Amén con 8 apellidos vascos y con la muy bien promocionada La vida inesperada ha dibujado un cuadro insólito en nuestras salas: una cuota de pantalla desmesurada y el curioso fenómeno sociológico de que en lugar del tiempo, en los ascensores se hable de cine español. Sí, también está el caso de Purgatorio, cuyo par de copias en Madrid y Barcelona sólo recaudó 600 eurillos. O El culo del mundo, cuyas 5 copias lograron1.600 euros. Pero no es hora de hablar de batacazos, sino de analizar cómo no es necesario que Amenábar estrene Regresión en inglés y con presupuesto multimillonario para que las taquillas revienten. Versión española debe hincar el diente al asunto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios