La ventana

Luis Carlos Peris

Comodidad y estética pueden ir de la mano

COMODIDAD y estética no tienen por qué ser líneas divergentes, sino que bien pueden caminar de la mano. He ahí el ejemplo que los maestrantes están dando con su plaza de toros, que es la más bella del mundo, pero también de las más incómodas. Se está adecuando la plaza a los tiempos que corren, pero sin rozar para nada su estética, que es única y ciertamente intocable. Cuando Carlos Navarro adelantó esto de que se iba a hacer obras en las gradas, algunos se inquietaron por el peligro que pudiesen encerrar las obras. Cambiar la imagen de la plaza se imaginaba como terrorífico, pero hemos respirado a fondo viendo cómo queda el joyero del Baratillo tras el paso de los alarifes. A pesar de la pérdida económica que significa menguar el aforo merece la pena haber conseguido que la comodidad no esté reñida con la imagen, con esa imagen única de la plaza de toros de Sevilla.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios